Loading...

Noticia

A mí me salvan los libros
Cecilia Curbelo

Lo digo siempre y lo repito ahora: a mí me salvan los libros. Leerlos y escribirlos.

Hoy he visto videos terribles, desgarradores, en los que se ve a viejitos a punto de morir por el #covid_19 despedirse de sus familias mediante una tablet, solos, en un hospital. Videos que llegan de Italia y también de España, donde vive mi hermano.

Él me cuenta situaciones que parecen inverosímiles, dignas de una película apocalíptica.

Y mientras tanto, a pocas cuadras de donde vivo, veo pasar gente con sombrillas y sillas plegables, familias enteras, rumbo a la playa. Niños, adultos, abuelos, padres. Lo hacen a pesar del ruego de las autoridades de permanecer en casa.

Ahí la rabia me invade. Pienso en el egoísmo del que puede resguardarse y no lo hace, y también pienso en aquel que no puede y debe salir por obligación.

Entonces escribo. Y sucede la magia. Me olvido del tiempo. El reloj no existe. Esta vida tampoco. Solo me habitan personajes con sus propios conflictos, con sus propias historias. Me compenetro y me salvo.

Todos deberíamos tener un mecanismo para salvarnos por un rato, para darnos un respiro de pensamientos. Y creo que cada uno lo tiene. Solo que a veces no lo descubre, o no lo descubre a tiempo.

Este paréntesis en la vida tal vez ayude a descubrir esa herramienta de escape que te va a sostener siempre. La que te va a acompañar en los momentos más dulces y más amargos. Porque el tiempo y el confinamiento suelen despertar las creaciones y los descubrimientos más maravillosos provenientes de uno mismo.

Compártelo: