Loading...

ORACIONES DE UN MINUTO PARA MUJERES

Lyda Hope  

0


Fragmento

Cambiar mis planes por los de Dios

Muchos pensamientos hay en el corazón del hombre; mas el consejo de Jehová permanecerá.

PROVERBIOS 19:21

Señor, ¿cuántas veces me has oído decir: “Hay tanto por hacer y tan poco tiempo para hacerlo”? Cuando me encuentro repitiendo esta frase como un mantra, siempre va seguida por un gesto de resignación. ¿Acaso es esta la carga de los seres humanos, el estar tan ocupados con planes de superación, de logros, de éxito? Mi cultura me dice que definitivamente lo es. Dios, sacude las bases de mis planes egoístas. Revélame el propósito que tienes para mí, para mi tiempo, mi dinero, mi trabajo, mi familia, mi presente.

Toma mi corazón que hoy se encuentra estancado. Moldéalo. Hazlo expandirse hasta ocupar el lugar que has diseñado para mí en este mundo. Ayúdame a no conformarme con una vida desbordada de ocupaciones, que no deja espacio para lo que, en verdad, debería estar haciendo. Tú tienes algo mucho más grande para mí: tu propósito para mi vida.

Mi propósito en tu Iglesia

Por tanto, si hay alguna consolación en Cristo, si algún consuelo de amor, si alguna comunión del Espíritu, si algún afecto entrañable, si alguna misericordia, completad mi gozo, sintiendo lo mismo, teniendo el mismo amor, unánimes, sintiendo una misma cosa.

FILIPENSES 2:1-2

Señor, ayúdame a unir mi sentir con el de mi comunidad de hermanos en Cristo. Guíame para tener compasión en presencia del dolor ajeno. Permíteme acercarme a las personas con el amor que Tú brindas. Fortaléceme con un espíritu de servicio para trabajar junto a tus hijos.

Veo destellos de ti dondequiera que la gente esté reunida. Nuestras diferencias son las que nos complementan y nos hacen plenos mediante tu gracia. Puede ser tan difícil pasar por alto los temperamentos humanos. Nos distraen. Nos dan excusas para catalogar a la gente o para dejarlas de lado. Permíteme ver a las personas como seres completos. Como hijos de Dios en el plano físico, intelectual y espiritual.

Cómo obra Dios

Y sabemos que a los que aman a Dios, todas las cosas les ayudan a bien, esto es, a los que conforme a su propósito son llamados.

ROMANOS 8:28

Últimamente, pocas cosas parecen estar contribuyendo a mi bien, Señor. No me estoy quejando, solo digo que así me parece. Pero claro, no veo con la perspectiva que Tú ves… y, a lo mejor, algunas de estas situaciones simplemente no salieron a mi favor. A medida que repaso los hechos, tal vez esos momentos no se trataban de mi éxito personal, sino del de otra persona. ¿Los manejé bien, Dios?

Te pido que me p

Recibe antes que nadie historias como ésta