Loading...

NO SOS VOS, ES éL

Nati Jota  

0


Fragmento

INTRODUCCIÓN

Si hablamos de sobrevivir, hablamos de cómo hacer para vivir gustando de alguien. Somos una sumatoria de historias de amor y lo que hagamos con nuestro quilombito emocional seguramente está influido por todo lo que cargamos en la espalda.

Yo, por ejemplo, me crié mirando a Cris Morena y las películas de Disney. Tengo recuerdos de “amar” desde muy chica. Y cuando digo “muy chica”, es muy chica de verdad. Y cuando digo “amar”, digo amar amar amar.

Antes de pasar a preescolar ya estaba flasheando historias, peleas, histeriqueos y más. Me creía que era una de las protagonistas de Chiquititas, aunque ellos tenían doce años y yo, cuatro. Si no lo creen, ¡tengo archivo! Lo tengo registrado en diarios íntimos.

Es literalmente así: apenas podía hacer que los demás me entendieran, pero ya me moría de ganas de decir, de sentir y dejarlo plasmado en un papel.

Me gusta darme cuenta de que todavía soy la misma, aunque ahora con ortografía, gramática y sintaxis (¡buena, Borges!). Pero siempre fui esto, pura emoción e intención de gritar.

Por más que ni siquiera supiera unir letras con sentido, quería hacerlo, quería que mi diario íntimo entendiera por la agonía amorosa que estaba pasando. Porque, además de todo, el diario era alguien. Creo que escribir vale la pena por el alivio de descargarse, y por el placer de leerse tiempo después y reconocerse a uno mismo (o no, y ahí se da una explosión hermosa y necesaria).

Por eso, en estas páginas, vas a encontrar un poco de mi historia personal, pero también algunas conclusiones a las que a veces llego, o incluso preguntas que todavía me hago en relación al amor.

Una vez, le conté a un chico con el que estaba saliendo que estaba escribiendo este libro. A los pocos días, me dijo que estaba tan enganchado conmigo que iba a necesitar leerlo, que necesitaba saber “cómo sobrevivir a gustar de alguien”. Unas semanas después me había plantado y, de la nada, me había dejado de hablar por whatsapp. Este libro es eso.

BIENVENIDA.

REVISIONISMO HISTÓRICO

Tengo el recuerdo exacto de quién me gustó cada año desde la salita de cuatro. Porque sí, ¡era uno por año!

Así fue siempre hasta terminar la secundaria. Por más que todos fueron enamoramientos no correspondidos, todos me dieron las herramientas para poder armarme una película, para no aburrirme. Y eso es así hasta hoy. Tengo la capacidad de generar algo, aunque ese algo solo exista en mi mente, y hasta con el que menos bola me da. Tengo el talento de lograr que pase algo, que haya una disyuntiva, alguna incógnita. De encontrar una ventana, aunque sea muy chiquita, para que el otro me mire de la manera que quiero, imagino, espero. Y esa ventana siempre está.

EL CHICO QUE SE PUSO GUANTES PARA BAILAR CONMIGO

Matías era el lindo de la clase. Estaba en el grupo de los “capos”, pero era muy tímido. De hecho, a veces quedaba afuera de esa bandita por calladito. Además era muy inteligente y se portaba bárbaro. Las maestras lo amaban, y las alumnas también. Pero estábamos en esa edad en la que no se podía reconocer que te gust

Recibe antes que nadie historias como ésta