Loading...

LOS DEMáS SEGUIMOS AQUí

Patrick Ness  

0


Fragmento

CAPÍTULO PRIMERO, en el que el Mensajero de los Inmortales llega en una forma asombrosa: una niña en busca de una Vasija permanente, y, después de que ella lo persiga por el bosque, el indie Finn encuentra su sino.

alce.psd

El día en que somos las últimas personas que verán con vida al indie Finn, estamos tumbados en El Campo, hablando del amor y de estómagos.

—Pues yo no lo creo —dice mi hermana, y la miro, sorprendido por la sutil tensión que percibo en su voz. Bañada por la luz del sol, me dirige un gesto afirmativo de complicidad, algo molesto, y luego vuelve a negar con la cabeza mirando a Henna—. Siempre hay opciones. No me importa que creas que es amor (una palabra, por cierto, que NO debería pronunciarse tan a la ligera): a pesar de eso, a pesar de esa palabra, puedes optar por hacer lo correcto.

—Dije que estaba enamorada de su aspecto —dice Henna—. No de él. Estás tergiversando mis palabras. Y, además, no me refería a eso. Me refería a… cómo se llena el corazón. No, en realidad ni siquiera es el corazón: es el estómago. Lo sientes y todo sencillamente fluye.

—No, para nada —replica mi hermana con firmeza—. No. Para. Nada.

—Mel…

—Puedes sentir eso y aun así optar por hacer lo correcto.

Henna frunce el entrecejo.

—¿Por qué es una cuestión de «hacer lo correcto»? Estoy describiendo un sentimiento humano totalmente normal. Nathan está bueno.

Devuelvo la mirada al libro de texto de historia. Toco sus cuatro esquinas, una tras otra, contando en silencio. Veo que Jared se ha fijado.

—Dijiste que no tenías opción —insiste Mel—. Dijiste que si hubieras sido capaz de besarlo, lo habrías hecho allí mismo, te viera quien te viera. ¿Y si tiene novia? ¿Y si Tony hubiese estado cerca?

—Ya no salgo con Tony…

—Sí, ya, pero sabes lo sensible que es. Le habrías hecho daño y luego le habrías dicho que no tenías opción, una chorrada.

Henna se tapa la cara con las manos, frustrada.

—Melinda…

—Es algo que llevo fatal.

—Ya lo veo…

—Y no me llames Melinda.

—Henna tiene razón —dice Jared. Está tumbado de espaldas con la cabeza apoyada en el culo de Henna—. Es el estómago.

—En un chico, seguro que es algo situado más abajo —replica Mel.

—Eso es diferente —dice Jared al tiempo que se sienta—. La polla o lo que sea…, eso es deseo. Instinto animal. Esto es algo más.

—Sí —conviene Henna.

—Se siente exactamente aquí. —Jared se lleva una mano a la barriga. Es una barriga más bien grande, y sabemos que Jared no atrae la atención hacia ella así como así—. Y es como si en ese momento todo lo que creías dejara de servir. O de importar. Y todo lo que era complicado de pronto fuera tan sencillo como un sí o un no, porque el que manda es el estómago y te está diciendo que lo que deseas es posible y que no es la respuesta a todo pero sí lo único que va a hacer que las preguntas sean más soportables.

Se interrumpe y mira hacia el sol. Todos sabemos a qué se refiere. Él sabe que todos sabemos a qué se refiere. Nunca habla de eso. A los demás nos encantaría que lo hiciera.

—No es el estómago el que manda —dice Mel con voz serena.

—Oh —contesta Jared al caer en la cuenta—. Lo siento…

Mel sacude la cabeza para restarle importancia.

—No quería decir eso. Tampoco es el corazón el que manda. Él cree que sí, pero no. Siempre hay opciones. Siempre.

—No se puede optar por no sentir —interviene Henna.

—Pero se puede optar por actuar de una manera o de otra.

—Sí —dice Jared—, aunque es difícil.

—Los primeros cristianos creían que el alma estaba en el estómago —digo.

Se impone el silencio cuando una nueva ráfaga de viento barre la hierba, sola y desamparada, como diciendo «Seguid a lo vuestro».

—Me lo dijo mi padre una vez —añado.

Mel baja la mirada al ordenador portátil y empieza a teclear más respuestas de los deberes.

—Y yo me pregunto qué sabrá nuestro padre —dice ella.

El viento arrecia un poco (

Recibe antes que nadie historias como ésta