Loading...

LO QUE TODAS CALLAN

Irene Gonzalez Sanchez  

0


Fragmento

Agradecimientos

Es muy difícil dar a luz sola, siempre se necesita la generosidad de unas manos a las que no les importe ensuciarse con sangre ajena, acariciar el vacío de un vientre habitado y ayudar a empujar. Y yo, en este segundo alumbramiento en menos de un año, he estado rodeada de palmas abiertas que no dudaron ni un segundo en fabricar espacios sagrados para protegerme y poder, así, volver a parir.

Gracias a mi marido por entender desde el principio que no era Eloy todo lo que llevaba dentro. He quitado mucho tiempo a nuestra familia desde que mi hijo tenía tres meses para poder encontrarme en estas palabras. Gracias por estar ahí por los dos cuando yo me encerraba a escribir. Sobre todo, en los dos retiros que necesité en Toledo y El Escorial para concebir a solas y llorar a oscuras. Te quiero flaco.

Gracias a mis padres por amar tanto a Eloy y entender que vuestra hija aún llevaba mucha vida dentro que sacar. Vosotros me habéis en

Recibe antes que nadie historias como ésta