Loading...

LA VIDA EN TUS MANOS

Alejandro De Barbieri  

0


Fragmento

Introducción

Cuando en el año 2014 salió publicado Educar sin culpa, mi vida cambió. Si bien yo ya venía recorriendo el país y países vecinos dando charlas y capacitaciones a padres, maestros y empresas, ese libro generó una demanda mucho mayor. Volví a recorrer nuestro querido Uruguay dando más de 150 charlas por año en liceos, escuelas, colegios, centros culturales, CAIF, entre otros. A su vez, el desarrollo del libro y las charlas me permitieron seguir investigando en estos años. En Educar sin culpa, nos centramos en qué es lo que pasa con los padres que no pueden hacer de padres hoy, que sienten culpa y que están paralizados en su rol o lo delegan a terceros. En este libro me pregunto: ¿qué es lo que nos pasa a los adultos hoy que no podemos ser adultos en los diversos lugares donde vivimos y representamos nuestra adultez?: en el trabajo, la pareja, la familia, la vida ciudadana, la gestión de los sufrimientos. Las charlas y talleres me permitieron

Recibe antes que nadie historias como ésta

observar que lo que encontramos es un “adulto frágil” que termina formando una trama social frágil, que no puede crecer, que no puede hospedar el dolor y termina, por lo tanto, anestesiándose. Con esta actitud también anestesia a sus hijos para que no sufran, para no sufrir ellos con el sufrimiento de los niños y jóvenes, evitando así el crecimiento de la sociedad. Nos volvemos una sociedad reactiva que se ofende fácilmente y que niega asumir la responsabilidad de los adultos como tales. Este libro es producto de estas reflexiones. Intenta ayudar a que seamos adultos en nuestros vínculos y en nuestra participación social. Pretende ayudar a crecer y formar una sociedad más empática, más solidaria y compasiva. Nobleza obliga agradecer el cariño de la gente. Este peregrinar dando charlas me ha convertido, como me dijo un amigo, en un “psicólogo social”. Me parece que tiene razón y es un rol que acepto con alegría y responsabilidad. Me formé como psicólogo clínico (que es la formación clásica en psicología), pero la vida te va ayudando a reinventarte. Respeto y valoro el trabajo de los colegas que se dedican exclusivamente a la clínica, pero debemos formarnos también en psicología social, en psicología preventiva q ...