Loading...

LA RUEDA DE LA VIDA

Elisabeth Kübler-Ross  

0


Fragmento

Título original: The Wheel of Life

Traducción: Amelia Brito

Primera edición: enero 2011

© 1997 by Dr. Elisabeth Kübler-Ross

© Ediciones B, S.A., 2010

Consell de Cent, 425-427 - 08009 Barcelona (España)

www.edicionesb.com

ISBN: 978-84-666-4583-6

Todos los derechos reservados. Bajo las sanciones establecidas en las leyes, queda rigurosamente prohibida, sin autorización escrita de los titulares del copyright, la reproducción total o parcial de esta obra por cualquier medio o procedimiento, así como la distribución de ejemplares mediante alquiler o préstamo público.

Dedico este libro a mis hijos,

Kenneth y Barbara.

Contenido

AGRADECIMIENTOS

Cita

La rueda de la vida

1 LA CASUALIDAD NO EXISTE

PRIMERA PARTE «EL RATÓN»

2 EL CAPULLO

3 UN ÁNGEL MORIBUNDO

4 MI CONEJITO NEGRO

5 FE, ESPERANZA Y AMOR

6 MI PROPIA BATA

7 LA PROMESA

8 EL SENTIDO DE MI VIDA

9 TIERRA BENDITA

10 LAS MARIPOSAS

SEGUNDA PARTE «EL OSO»

11 EN CASA PARA CENAR

12 LA FACULTAD DE MEDICINA

13 MEDICINA BUENA

14 LA DOCTORAELISABETH KÜBLER-ROSS

15 EL HOSPITAL ESTATAL DE MANHATTAN

16 VIVIR HASTA LA MUERTE

17 MI PRIMERA CONFERENCIA

18 MATERNIDAD

19 SOBRE LA MUERTE Y LOS MORIBUNDOS

20 ALMA Y CORAZÓN

21 MI MADRE

22 LA FINALIDAD DE LA VIDA

23 LA FAMA

24 LA SEÑORA SCHWARTZ

25 ¿HAY ALGO DESPUÉS DE LA VIDA?

TERCERA PARTE «EL BÚFALO»

26 JEFFY

27 VIDA DESPUÉS DE LA MUERTE

28 LA PRUEBA

29 INTERMEDIARIOS HACIAEL OTRO LADO

30 LA MUERTE NO EXISTE

31 MI CONCIENCIA CÓSMICA

32 EL HOGAR DEFINITIVO

33 EL SIDA

34 HEALING WATERS

CUARTA PARTE «EL ÁGUILA»

35 SERVICIO PRESTADO

36 LA MÉDICA RURAL

37 GRADUACIÓN

38 LA SEÑAL DE MANNY

39 LA MARIPOSA

40 SOBRE LA VIDA Y EL VIVIR

Fotografías

AGRADECIMIENTOS

Deseo aprovechar esta ocasión para dar las gracias a todos mis amigos, pero sobre todo a aquellos que me han apoyado tanto en las épocas buenas como en las difíciles.

A David Richie, a quien conocí en los «viejos tiempos» de Polonia y de Bélgica y que pese a su avanzada edad continúa comunicándose conmigo y visitándome.

A Ruth Olivier, que siempre me ha demostrado un afecto incondicional.

A Francis Lutchy, que me fue de gran ayuda durante mi estancia en Virginia.

Asimismo, quiero expresar mi agradecimiento a Gregg Furth, Rick Hurst, Rita Feild, Ira Sapin, Steven Levine y Gladys McGarrey por muchos, muchos años de amistad.

A Cheryh, Paul y su hijo (mi ahijado), E.T. Joseph, por sus frecuentes visitas.

Al doctor y la doctora Durrer por su ininterrumpida amistad.

A Peggy y Alison Marengo por haber adoptado a siete bebés enfermos de sida y por haber sido una fuente de inspiración para todos nosotros.

A mi ahijada, Lucy.

Y, naturalmente, a mis dos hermanas, Erika y Eva, así como a Peter Bacher, el marido de Eva.

Cuando hemos realizado la tarea que hemos venido a hacer en la Tierra, se nos permite abandonar nuestro cuerpo, que aprisiona nuestra alma al igual que el capullo de seda encierra a la futura mariposa.

Llegado el momento, podemos marcharnos y vernos libres del dolor, de los temores y preocupaciones; libres como una bellísima mariposa, y regresamos a nuestro hogar, a Dios.

De una carta a un niño

enfermo de cáncer

La rueda de la vida

(infancia)

Al ratón le gusta meterse por todas partes,

es animado y juguetón,

y va siempre por delante de los demás.

«El oso»

(edad madura, primeros años)

El oso es muy comodón y le encanta hibernar. Al recordar su mocedad, se ríe de las correrías del ratón.

«El búfalo»

(edad madura, últimos años)

Al búfalo le gusta recorrer las praderas. Confortablemente instalado, repasa su vida y anhela desprenderse de su pesada carga para convertirse en águila.

«El águila»

(años finales)

Al águila le entusiasma sobrevolar el mundo desde las alturas, no a fin de contemplar con desprecio a la gente, sino para animarla a que mire hacia lo alto.

1
LA CASUALIDAD NO EXISTE

Tal vez esta introducción sea de utilidad. Durante años me ha perseguido la mala reputación. La verdad es que me han acosado personas que me consideran la Señora de la Muerte y del Morir. Creen que el haber dedicado más de tres decenios a investigar la muerte y la vida después de la muerte me convierte en experta en el tema. Yo creo que se equivocan.

La única realidad incontrovertible de mi trabajo es la importancia de la vida.

Siempre digo que la muerte puede ser una de las más grandiosas experiencias de la vida. Si se vive bien cada día, entonces no hay nada que temer.

Tal vez éste, que sin duda será mi último libro, aclare esta idea. Es posible que plantee nuevas preguntas e incluso proporcione las respuestas.

Desde donde estoy sentada en estos momentos, en la sala de estar llena de flores de mi casa en Scottsdale (Arizona), contemplo mis 70 años de vida y los considero extraordinarios. Cuando era niña, en Suiza, jamás, ni en mis sueños más locos —y eran realmente muy locos—, habría pronosticado que llegaría a ser la famosa autora de Sobre la muerte y los moribundos, una obra cuya exploración del úl

Recibe antes que nadie historias como ésta