Loading...

LA MáSCARA DE LA DIVERSIDAD

Fernando Amado  

0


Fragmento

PRÓLOGO

―¿Ese tema? ¿Te parece…?

―¡Sería una pegada!

―¡Estás loco! Fernando es además político, no podés meterlo ahí, es delicado.

―Lo matás. Se le viene en contra la comunidad, y él siempre fue pro.

―Está muy bueno el tema, pero no sé si es el momento.

―Yo recomendaría no meterse en ese terreno. Desde el punto de vista legal es un riesgo que no aconsejo correr.

Palabras más, palabras menos, recuerdo que surgieron este tipo de frases, en el marco de reuniones de trabajo en mi editorial, deliberando cuál podría ser el tema de mi próximo libro. Alternadamente participaban mi amigo y ex gerente general de Random House, Luis Sica; el actual gerente general, Rodrigo Arias; el abogado de la editorial; mi entrañable editora, Mariana Zabala, y mi consejero y hermano, Martín Bueno.

Año tras año, a veces en más de una oportunidad, ponía el tema de la diversidad sexual sobre la mesa y escuchaba las mismas devoluciones, que se repetían una y otra vez. Mi inquietud era aproximarme a un amplio segmento de la población que estaba “tapado” —y que por diversas razones ahora ganaba visibilidad—, así como conocer qué yace debajo de esa alfombra.

Con café y mate como acompañantes, insistía con mi tema, casi como en un ritual.

Mis interlocutores intentaban cuidarme, y cuidarse también. Ya desde entonces quedaba claro que era un tópico que merecía ser tratado, investigado y desentrañado, con el estilo de mis trabajos. Sobrevolaba la tentación de que podía ser “taquillero”. Pero siempre, al final, predominaba el resquemor ante posibles efectos colaterales legales, sociales, ¡hasta electorales!

Aunque ellos no lo saben —y se están enterando al momento en que entrego estas líneas—, cada una de esas instancias me reafirmaba que tarde o temprano debía concr

Recibe antes que nadie historias como ésta