Loading...

FUERTE Y CLARO

Fernando Soria  

0


Fragmento

Los comienzos en el mundo

¿Qué interpretamos cuando uno dice «metal uruguayo» musicalmente hablando? ¡Es todo un tema! En tiempos actuales aún se discute si lo que hacen las bandas que popularmente conocemos dentro de este género es metal propiamente dicho; incluso muchas agrupaciones en más de una ocasión han tenido ciertas discusiones referidas a este tema («¡que ustedes no hacen metal, que nosotros sí!»), pero lo cierto es que al final el tema deriva en qué subgénero es el adecuado para identificar a una banda.

Lo importante es que el metal uruguayo actualmente se está haciendo cada vez más fuerte y atrayendo público de todas las edades, lo cual no solo es bueno para un género que siempre fue visto de reojo en nuestro país, sino que también enriquece a la música nacional, creando un espacio (quizás algo aislado del resto) para gente que gusta de este estilo musical y que no tenía un lugar físico para soltar toda su energía mediante la conexión banda-público.

Pero hablamos en términos generales. En el metal, tal como he comentado, existen muchos subgéneros que pueden llevar a la confusión y a veces a la discusión sobre qué banda realmente puede encajar en alguno de dichos subgéneros. No es solo heavy metal, como puede pensar el muchacho de camisa negra y pantalones rotos o, mucho peor, de remera de Testament que va dos por tres a BJ Sala creyendo que todo lo que se vincula con ese sonido particular es heavy, pero tampoco hay que culparlo, ya que es demasiada la variedad de estilos que este género musical posee. Existen muchos subgéneros que al ser escuchados pueden sonar similares o prácticamente iguales, y los encajan (erróneamente) en la bolsa del heavy metal. Entre los subgéneros del metal podemos encontrar heavy metal, thrash metal, speed metal, power metal, folk metal, doom metal, viking metal, epic metal, brutal death metal, gothic metal, industrial metal, black metal, dark metal, neoclassical metal, groove metal, melodic death metal, death metal, new metal, symphonic metal, classic metal, progressive metal, glam metal y hair metal, nü metal, entre otros.

Si uno se pregunta cuál es la diferencia entre ellos, es algo complejo poder explicarlo con lujo de detalles, pero la verdad es que el padre de todos estos géneros (y los que no se nombraron) es el conocido heavy metal. Bandas británicas como Black Sabbath o Judas Priest fueron las pioneras en tocar melodías de este género a fines de los años sesenta, lo que marcaría el comienzo de un nuevo estilo musical que en tiempos actuales se mantiene intacto, incrementando cada vez más sus adeptos, aunque en realidad no existe una estadística confiable y segura que defina con exactitud cuál fue la primera banda en dar a luz al metal.

El heavy metal (o metal pesado, si lo queremos adaptar al castellano) tiene sus inicios en Europa y Estados Unidos. Los primeros vestigios de su existencia se encuentran en la época de posguerra, cuando comenzaron a circular textos y panfletos que denotaban claramente el descontento general del momento, exponiendo firmemente una postura frente a la vida misma y al propio sistema.

El blues americano era muy admirado e influyente entre los primeros rockeros británicos; algunas bandas, como The Yardbirds y hasta los mismísimos Rolling Stones, grabaron un gran número de versiones de canciones clásicas de blues, muchas veces subiendo el tiempo y utilizando guitarra eléctrica en sustitución de la acústica que sonaba en los temas originales. Este estilo de blues algo modificado fue aceptado y sobre todo promovido por la corriente intelectual, generando curiosidad artística cuando los músicos comenzaron a investigar las diferentes posibilidades que les brindaba una guitarra eléctrica bien amplificada para producir un sonido más agudo y distorsionado. Las pequeñas baterías del blues-rock fueron reemplazadas por un estilo más complejo y amplificado para poder afrontar el aumento de sonido que generaban las guitarras eléctricas. Paralelamente, los cantantes debieron (casi obligados) adaptar su voz, incrementando su amplificación. A todo esto, el avance tecnológico hacía lo suyo, permitiendo capturar con mayor nitidez la rudeza del sonido.

Otro estilo que influenció mucho el nacimiento del heavy metal fue el rock psicodélico americano, siendo uno de sus mayores exponentes el conocido músico Jimi Hendrix, el cual habría evolucionado la guitarra del blues-rock amplificada. Bandas como Vanilla Fudge (que realizaba canciones del estilo pop psicodélico) y los hard rockers ingleses de The Who y The Kinks gestaron el rumbo del heavy metal incorporando sonidos de percusión más agresivos al género rock.

Así como no hay certeza respecto de la primera banda de heavy metal propiamente dicho, también se delibera cuál fue la primera canc

Recibe antes que nadie historias como ésta