Loading...

EN BUSCA DEL EQUILIBRIO

Wayne W. Dyer  

0


Fragmento

1

Una infinidad de bosques duermen en los sueños de una bellota. (Equilibrar los sueños con los hábitos.)

La auténtica imaginación no es un ensueño caprichoso, es un fuego celestial.

Ernest Holmes

El mayor logro fue primero y durante un tiempo un sueño. El roble duerme en la bellota; el pájaro duerme en el huevo, y en la visión más elevada del alma, un ángel despierto se agita. Los sueños son los retoños de las realidades...

James Allen

Uno de los mayores desequilibrios de la vida es la disparidad entre su existencia diaria, con sus rutinas y hábitos, y el sueño que lleva en su interior de tener una vida extraordinariamente satisfactoria. En la cita que inicia este capítulo, James Allen explica a través de la poesía que el sueño es el reino mágico del que emerge la vida recién creada. En el interior de cada individuo existe una capacidad ilimitada para la creación, lo que Allen llama un ángel despierto, que está deseosa de plantar semillas para llenar sus sueños y su destino. No pude resistirme a incluir la cita de Ernest Holmes que describe esa imaginación dinámica como «fuego celestial». Ambas son invitaciones y recordatorios de que necesita atender ese fuego continuo, el sueño que lleva en su interior, si para usted es importante vivir una existencia equilibrada.

Cómo aparece ese desequilibrio en su vida

Esa ausencia de equilibrio entre sueños y hábitos puede ser muy sutil. No se revela necesariamente en los síntomas obvios de acidez de estómago, depresión, enfermedad o ansiedad; es algo que se experimenta más a menudo como un constante compañero no deseado, que continuamente le susurra que está ignorando algo. Existe una tarea o experiencia frecuentemente no identificada que para usted forma parte de su existencia. Puede parecer intangible, pero usted siente el anhelo de ser lo que quería ser. Siente que hay una agenda oculta; su forma de vida y su razón de vivir están desequilibradas. Hasta que preste atención a ese desequilibrio, ese visitante sutil seguirá pinchándolo para que recupere su equilibrio.

Piense en una balanza co

Recibe antes que nadie historias como ésta