Loading...

EDUCAR SIN CULPA

Alejandro De Barbieri  

0


Fragmento

ME DUELES, LUEGO EXISTO1

Me duele la realidad de las familias, la sociedad en que vivimos, de adicciones, depresiones y vacío existencial. Me duele la apatía, la falta de interés por el otro y que vivamos anestesiados, conformándonos con que “el mundo es así” y sin confiar en nuestra capacidad para cambiarlo ni en nuestra responsabilidad para con el futuro.

Este libro no fue escrito en una oficina o encerrado en un consultorio. En los últimos años, no solo he recorrido Uruguay y viajado por América Latina (Brasil, Perú, Argentina, México y Guatemala) trabajando con padres y docentes, sino que he sido coordinador, junto a Marcela Arocena, del Centro de Logoterapia y Análisis Existencial, CELAE2. Esto me ha permitido conocer alegrías y dolores, pero, sobre todo, me ha hecho notar cómo la consulta psicológica ha crecido notablemente. Esto tiene sus ventajas y desventajas. Una de las ventajas es que ha derrumbado el mito de que “el que va al psicólogo es porque está loco”, la gente consulta sin miedo. Pero sin darnos cuenta –y he aquí la desventaja– esta consulta, muchas veces, ha terminado siendo inoperante o poco efectiva.

La explicación es que cuando los padres consultan por algún motivo como enuresis, falta de límites o falta de concentración, lo hacen desde la aceptación implícita de que ellos no saben lo que le pasa a su hijo y que hay un otro –el psicólogo– que sí sabe y se lo va a decir o aplicará la técnica adecuada. Este modelo “técnico” de acercamiento a los padecimientos, más o menos comunes, del educar tiene como riesgo el que los padres y educadores renun

Recibe antes que nadie historias como ésta