Loading...

ANTIMASONERíA

Diego Moraes  

0


Fragmento

Introducción

¿QUÉ ES la antimasonería? En términos generales, se denomina «antimasonería» a todos aquellos acontecimientos en los que se aprecia una crítica, un cuestionamiento, una parodia, una censura, una persecución o incluso un ataque en contra de la masonería, los masones y sus prácticas. En términos más específicos, la antimasonería constituye un campo de estudio: aquel que tiene por objeto el análisis y la reflexión en torno a los registros antimasónicos conocidos bajo cualquiera de sus formas.

En el presente libro intentaré bosquejar una breve antología de los ejemplos más característicos del discurso antimasónico que se han registrado a lo largo de la historia. A través de un recorrido cronológico que comienza en 1717 y culmina a principios del segundo milenio, repasaré la génesis, los protagonistas y el contexto en que se produjeron cada uno de esos casos, describiendo un arco temporal que permitirá apreciar la evolución del pensamiento antimasónico desde el siglo XVIII hasta los inicios del siglo XXI. Por razones metodológicas, solo abordaré en este libro la antimasonería contemporánea a la época de la «masonería moderna» o «especulativa», omitiendo aquellos episodios antimasónicos que se sucedieron en la época de la «masonería operativa», cuyos orígenes se pierden en la noche de los tiempos.

Uno de los prejuicios más comunes de los estudios antimasónicos consiste en suponer que la antimasonería es siempre un ejercicio voluntario y consciente de agresión en contra de la fraternidad, practicado maliciosamente por los enemigos de la masonería. Esta afirmación no es necesariamente falsa, pero sí incompleta. Existen infinidad de circunstancias en las que la crítica o la refutación de los principios masónicos no se producen a través de la violencia, la agresión o la persecución, sino del humor, la burla, la parodia y la ironía. También existen casos en que la crítica del discurso masónico ocurre sin el propósito deliberado de agredir a la orden, como son testigos de ello gran cantidad de ejemplos de la antimasonería artística, donde la actitud antimasónica se rige únicamente por criterios estéticos; no toda antimasonería, por tanto, implica «antimasonismo». Por esta razón, incluyo en este libro motivos de censuras al pensamiento masónico que provienen desde el interior mismo de las filas de la orden, según se aprecia en las obras de masones como Arthur Conan Doyle, Rudyard Kipling y Jonathan Swift, por citar unos pocos referentes ilustres.

La antimasonería, como Proteo, es capaz de asumir diversos aspectos. Los discursos antimasónicos aparecen en libros, revistas, leyes, discursos, sermones religiosos, panfletos y folletines. También pueden manifestarse a través de acciones concretas, como la fundación de partidos antimasónicos, la excomunión de masones y cualquier otra forma de estigmatización o persecución en contra de la masonería y sus integrantes. En el campo artístico, la antimasonería está presente en los medios más diversos: la literatura, el cómic, la pintura, el cine, las obras de teatro, las páginas de internet, los programas de televisión… En este libro pretendo representar, precisamente, la heterogeneidad del campo antimasónico y por esta razón, además de los ejemplos clásicos de cualquier manual introductorio a la temática, analizaré ejemplos de la antimasonería en otros medios no tradicionales.

También es mi propósito demostrar que la antimasonería es un campo que ha tenido exponentes en distintos lugares y tiempos, razón por la cual incluyo manifestaciones del discurso antimasónico registradas en una gran variedad de naciones occidentales. Entre los países citados en los diferentes capítulos del texto figuran Alemania, Argentina, Austria, Chile, España, Estados Unidos, Francia, Inglaterra, Irlanda, Italia, México, Uruguay y el Vaticano. No obstante —salvo cuando la ocasión así lo amerite, como en un par de eventos antimasónicos singulares registrados en India y Rusia—, no analizaré en este texto referencias de la antimasonería en Oriente, como por ejemplo, en el mundo musulmán, donde los agentes antimasónicos tienen una actividad muy intensa.

Obviamente, tampoco es mi propósito ofrecer en este libro una historia de la antimasonería en Occidente, ni siquiera una antología exhaustiva de todos los casos antimasónicos de importancia registrados desde el siglo XVIII hasta nuestros días, tarea que trasciende las posibilidades de esta publicación. Solo aspiro a ofrecer una muestra lo suficientemente representativa de ejemplos antimasónicos que permitan al lector hacerse una idea aproximada de las características de un campo de estudio mucho más extenso, que todo el tiempo suma nuevos capítulos. Por no tratarse de un texto de difusión académica, sino de un ensayo con propósito de divulgación dirigido a un público no necesariamente especializado en estas temáticas, preferí también concentrarme en aquellos casos antimasónicos que puedan resultar curiosos, pintorescos y llamativos, ya sea por su propia naturaleza o por el prestigio de los personajes que participaron en su producción.

Se observará que el libro está acompañado de una gran cantidad de imágenes. La circunstancia no es casual, ni responde únicamente a razones estéticas. Desde sus inicios, las imágenes desempeñaron un rol muy importante en el desarrollo del discurso y la propaganda antimasónicos. De hecho, sería un ejercicio interesante analizar las particularidades de las estrategias retóricas del discurso visual de la antimasonería, así com

Recibe antes que nadie historias como ésta