Loading...

NEURONA FINANCIERA

Rodrigo Álvarez  

0


Fragmento

Era fines de 2014 cuando presenté al público Finanzas Ninja, mi primer libro.

En ese entonces hacía más de un año que estaba escribiendo de forma online sobre finanzas personales y educación financiera en NeuronaFinanciera.com, el sitio web donde todo comenzó.

Finanzas Ninja era un reflejo de mi estado mental en ese momento y todo lo que sabía luego de unos cuantos años de estar sumergido en la temática. Las finanzas personales me habían ayudado a salir de un pozo hondo y oscuro en el que había caído. Estaba, y estoy, tan agradecido que comencé a considerar que todo el mundo debía de saber de qué se trataba. Así nació todo.

Intenté reunir un conjunto de técnicas que favorecían el ahorro, que nos hicieran entender cómo funcionaba el mundo del dinero, especialmente por esta zona del mundo, que tiene sus particularidades con respecto a otras latitudes, de donde suele ser la literatura existente.

La crítica del libro fue buena, tuvo dos ediciones, la gente que lo leyó y me hacía llegar su feedback siempre lo hizo de forma sumamente positiva, hasta el punto de que algunas personas me decían que el libro les había cambiado la vida o que era su libro de cabecera.

Pero debo confesar que con el tiempo empecé a sentir cierto «ruido» con respecto a la forma en que explicaba o desarrollaba algunos conceptos.

Por un lado tiene sentido, no soy la misma persona hoy que en el 2014. Creo que he aprendido mucho respecto a finanzas en estos años. También estoy un poco más viejo y, quiero creer, un poco más sabio.

En este tiempo he estudiado y he leído un montón de cosas, pero sobre todo he hablado con muchas personas (hoy no sabría decir cuántas) que me cuentan sus situaciones personales y a partir de ahí les ayudo a construir un camino para que dejen de sufrir estrés por dinero y tomen el control de su vida financiera.

Por el otro lado, Finanzas Ninja refleja mi camino personal de descubrimiento de las finanzas personales. La forma en que yo me fui enfrentando a problemas y fui descubriendo las soluciones.

Hoy, con el diario del lunes, me doy cuenta de que no fue la mejor forma. Claro, yo estaba solo, no tuve ningún guía que me fuera mostrando el camino, fue todo a prueba y error. Para ser de esta forma no me salió tan mal, pero podría haber sido más fácil con el acompañamiento adecuado.

Hoy sé que se puede recorrer el camino de forma más ordenada y ese es el objetivo de las próximas páginas.

Lo que encierra este libro es un método, ordenado y probado, que permite a cualquier persona construir lo que Hugo Benedetti define en su libro Negocios e Inversiones: razones y emociones1 como «Plan Financiero Personal».

Como todo plan, implica un conjunto de pasos o etapas, que dependerán de nuestra situación actual, que se recorren para alcanzar una meta, que es propia y personal. También es necesario tener una mentalidad adecuada para poder embarcarse en esta aventura.

No es entonces un libro para leer y hacerse millonario, al menos voy a intentar demostrar que ese no debería ser el objetivo principal para la mayoría de las personas.

De hecho, le tengo un poco de alergia a todo libro que en el título tenga la palabra millonario, rico o similar, o que en la foto de portada aparezca el autor rodeado de billetes que caen del cielo como lluvia… no conozco a nadie que tenga mucho patrimonio que me haya dicho: «Leí tal libro y desde entonces me hice rico».

Este libro busca construir y recorrer un camino —sumamente personal— que tiene como meta tomar el control de nuestra situación financiera y así dejar de sufrir estrés por el dinero.

Es un libro que sirve de mapa de ruta, pero que implica que el lector deba trabajar para poder avanzar.

Justamente el primer paso es identificar dónde estamos parados hoy, lue

Recibe antes que nadie historias como ésta