TinyButStrong Error in field [var.cst.MSG_OpinEA...]: item 'MSG_OpinEA' is not an existing key in the array. This message can be cancelled using parameter 'noerr'.
Tan poca vida - Megustaleer Uruguay
Loading...

Tan poca vida

LUMEN, Noviembre 2016

Una novela que sigue el hilo de la gran literatura norteamericana y que ha llegado para dar un nuevo sentido al silencio y un nuevo valor a las emociones.

La novela que hay que leer.

Comprar en:

Sinopsis

Para descubrir...

Qué dicen y qué callan los hombres.

De dónde viene y dónde va la culpa.

Cuánto importa el sexo.

A quien podemos llamar amigo.

Y finalmente...

Qué precio tiene la vida y cuándo deja de tener valor.

Para descubrir eso y más, aquí está Tan poca vida, una historia que recorre más de tres décadas de amistad en la vida de cuatro hombres que crecen juntos en Manhattan.

... leer más

  • megustaleer

    Vaivén de alegrías y tristezas

    5

    Que nadie se eche para atrás a la hora de leer esta novela porque sea tan extensa (tiene 1004 páginas) pues la narración hace que no resulte pesada, y a los personajes después de compartir tanto tiempo con ellos, les vas cogiendo cariño, y sus vidas acaban formando parte de la tuya.
    La historia se extiende en un amplio espacio temporal que abarca varias décadas, pues parte de los personajes son cuatro amigos que se conocieron en la universidad, y mantienen su amistad toda la vida.
    Viven en Nueva York, pero se habla de más lugares, tanto de EEUU como de Europa. Y como curiosidad hablan del Camino de Santiago, pues Willem rueda una película allí, además, en ese viaje hacen una visita a la Alhambra, con el detalle de que Malcom hizo la tesis sobre este conjunto monumental (son esos pequeños detalles que a mi suelen llamarme la atención).
    Estos cuatro amigos después de la universidad, donde se inició su amistad, comenzaron su vida de adultos, y ellos son:
    Malcolm es arquitecto y va abriéndose su camino, siendo socio de un despacho. Sus padres son ricos.
    JB es pintor. Un artista que también utiliza la fotografía, pues inicia un proyecto que consiste en copiar en lienzo fotos de sus amigos hechas por él mismo, es como una crónica de su vida y la de ellos. Con el paso del tiempo va adquiriendo renombre. Siempre ha estado arropado por su familia.
    Willem es actor, primero sin éxito por lo que trabaja de camarero, pero la situación va mejorando por momentos. Tuvo poca relación con sus padres, y fue protector de un hermano con parálisis.
    Jude es abogado, empieza en la fiscalía pero después trabaja en un bufete importante. Arrastra un trauma de la infancia y adolescencia, que condiciona su vida, por lo que no puede disfrutar del presente. Tampoco sabe su origen ni quienes fueron sus padres.
    Willem y Jude comparten piso a temporadas. Su relación es una amistad por encima de todo. Jude se siente unido a Willem por las cosas importantes, el amor, la confianza. Pero también le unen las pequeñas rutinas cotidianas, las facturas, las revisiones al dentista, las cosas de casa. En su relación se han ido salvando el uno al otro,
    Otros personajes:
    Harold Stein, profesor y después amigo de Jude. También tienen una relación especial, junto con Julia, la mujer de Harold. Con este personaje se da una situación diferente dentro de la estructura de la novela, pues en un par de ocasiones se convierte en narrador.
    Andy es el médico de Jude, una de las pocas personas en quien confía, aunque tampoco le ha contado todo su pasado. Se van convirtiendo en amigos.
    El conjunto de la novela me ha parecido sensacional, porque se va viendo la evolución de cada personaje a lo largo de los años, prácticamente en su día a día tanto personal como laboral.
    También porque trata, en mayor o menor profundidad, multitud de temas: amistad, derecho, fotografía, pintura, medicina, cinematografía, arquitectura, relación padres-hijos, adopción, amor, sexo, homosexualidad, terapia, drogas, abusos, pedofilia, autolesiones, dolor, sufrimiento, duelo, enfermedad, autoestima. Expuestos a través de las propias vivencias de los personajes. Y es que el pasado de cada uno de los amigos ha marcado su carácter.
    Por otra parte, la historia se centra sobre todo en Jude, y con él he compartido ese sufrimiento interior que le amarga la existencia, ese pasado que ha ido contando muy poco a poco. De la misma manera que les ha pasado a sus amigos, y junto a ellos he sido partícipe de ese dolor. Pues la autora va narrando los hechos de tal manera, que cada vez que Jude recuerda momentos de su infancia y adolescencia a la vez transmite su padecimiento. Y cada uno de esos instantes me ha ido golpeando irremediablemente. Es tremendo el miedo que siente a contar su realidad. Pero, sobre todo, es fortísimo como se autocastiga.
    Como contrapartida están las buenas situaciones que le van sucediendo, por las que debería sentirse afortunado y feliz. Como es la relación con sus amigos, quienes a pesar del secretismo de Jude sobre el trauma que arrastra, son incondicionales.
    Tal vez no sea un libro para todo el mundo por su extensión, por la dureza de ciertos temas que trata. Sin embargo os animo a leerlo, pues para mi ha sido una gran lectura, ya que he compartido con los personajes momentos inolvidables de sus vidas, las malas y las buenas épocas. Me ha transmitido multitud de emociones, en ese vaivén de alegrías y tristezas.

  • megustaleer

    Un bestseller de película

    3

    Mil páginas bien valen un diario de lectura. Recibí Tan poca vida gracias a Edición Anticipada y, atraída por los premios y las críticas que la obra de Hanya Yanagihara había recibido en su versión original, me decidí a leerlo. Porque un libro de esta magnitud requiere una decisión; cambia completamente la rutina de lectura de alguien como yo ?no suelo leer más de un libro de ficción a la vez? y requiere tiempo ?y muñeca, porque cómo pesa. Como siempre, voy lo que internet considera tarde en la lectura de la obra, por lo que las críticas y las opiniones sobre ella se cuentas por cientos en la red. Desde la posición de novela favorita hasta la de decepción, Tan poca vida se mueve rápido ?a pesar de su número de páginas? y los lectores siguen sintiendo la necesidad imperiosa ?para bien o para mal? de comentar las horas de lectura. A continuación, mi proceso de lectura. [Sin spoilers]

    Si quieres leer sólo la conclusión de la lectura, pincha aquí.

    10 de enero de 2017
    La novela comienza relatando la vida de cuatro personajes, JB, un artista de descendencia haitiana con una familia inmigrante pero exitosa que lo quiere; Malcolm, el único que sigue viviendo con su rica familia mientras trabaja en un prestigioso estudio de arquitectura donde le pagan mal y trabaja poco; Jude, el personaje hermético, sin familia y con episodios de fuertes dolores que mantienen alerta a sus amigos; y Willem, el compañero fiel de Jude que sueña con ser actor y huye de la vida familiar en el interior de los Estados Unidos.

    El primer apartado ?la novela se estructura en grandes apartados con capítulos en su interior y, dentro de estos, subdivisiones? nos presenta una relación estereotipada y algo crispante de los cuatro amigos. La cuidad de Nueva York se convierte en el escenario de cartón piedra que sirve de «ficción» para los deseos de los amigos de triunfar. Aun así, sienta las bases de lo que será la trama principal, el misterio de Jude y la amistad que cada uno mantiene con el resto.


    14 de enero de 2017
    Jude es, a partir del segundo apartado, el gran protagonista. Su pasado, que poco a poco intuimos, vuelve para amenazar sus relaciones sociales. Su estrecha amistad con Willem está cerca de romperse o de afianzarse con el hermetismo de Jude. Su incapacidad nos remite a su etapa de universidad, a su relación con un profesor como Harold y a lo que, si no fuera un recuerdo pasado, remitiría a su madurez y a su autosuperación.


    15 de enero de 2017
    Lo ha conseguido. Hanya Yanagihara guía su novela con un tempo que ha ido en ascenso hasta el primer tercio de la novela. Tras una escalada tortuosa donde Jude ya es el protagonista indiscutible ?sobre él giran no sólo los personajes sino, especialmente, los grandes temas que trata la novela? hay una breve caída que sitúa al lector en un punto de tensión que lo obliga a seguir leyendo como si con su acción de rastrear cada palabra pudiera cambiar la historia.

    Hay algo humano y universal en Tan poca vida. Es una novela de su tiempo. Si me preguntaran qué destaco de los libros publicados los últimos años diría que, sobre todo, tres temáticas: la primera es sin duda el tema tabú del abuso a menores ?Instrumental, Nefando?, a la que le sigue la novela de la crisis encabezada por el punto de inflexión que suponen los 30 ?La edad media, Rayos? y, por supuesto, la búsqueda del sector del libro por encontrar la gran novela americana, que no es otra cosa que esa búsqueda de un texto casi épico que aborde en profundidad aspectos cotidianos pero vitales del ser humano ?Ciudad en llamas, Historia de las abejas. 

    A pesar de su longitud, y cuando pongo el marcapáginas a mitad de novela, siento que Tan poca vida es un logro. Es un logro porque ha conseguido apartarme de mi escepticismo inicial y ha conseguido convencerme de que leer otras 500 páginas valdrá la pena, o al menos es necesario. Puedes no compartir las actitudes de muchos de los personajes pero sientes que para compensar un drama como el que se intuye la ostentación de la clase media-alta de Nueva York es necesaria. Aquello que no cuadraba sirve de contrapunto a una realidad. En la balanza, el mérito y la desgracia se entrelazan para convertirlos en supervivientes.


    17 de enero de 2017
    Ayer leí y leí y leí hasta las 3 de la madrugada. Ya sé qué tiene este libro. En inglés lo han llamado misery porn, el atractivo de la miseria. Eso es Tan poca vida. Aun así, sabiendo que la autora ha jugado con una fórmula que encandila ?o repele? al segundo, la historia de Jude se introduce en el lector y no le deja marchar. Siempre necesitamos saber más. Los apartados dentro de los capítulos se están convirtiendo en una suerte de escenas cortadas, un presente en primera persona, un pasado remoto, un pasado inmediato. Todo esto, tiempos y voces narrativas, se entrelazan como lo haría una banda sonora que se convierte en la culpable de que tengas miedo, de que sufras, de que llores. Nosotros, como lectores, sabemos que Yanagihara nos está «utilizando», pero nos da igual. Nos hemos rendido a los instintos más básicos, a las emociones más esenciales y al horror más censurable y ya sólo nos queda seguir leyendo y confiar en Jude y en sus amigos.

     23 de enero de 2017
    Demasiadas páginas. Misma historia. El conflicto de Tan poca vida, válido durante quinientas páginas, se desvanece en el intento por convertirse en una novela épica. Otras quinientas páginas sobre el mismo conflicto, que parece evolucionar pero que sólo avanza en el tiempo, se convierten en algo casi accesorio. Si el lector consigue saltar ese escollo o si su interés por conocer el desenlace de cada personaje es mayor al tedio de saber que se encuentra a mitad de la trama, terminará la novela con éxito y puede que con buen sabor de boca. Si por el contrario, ha llegado a mitad de novela de manera automática, querrá dejarlo. A lo mejor, Tan poca vida  no es para todos, al fin y al cabo.

    Yo nunca he sido, y sé que tú tampoco, de esas personas que creen que el amor que se siente por un hijo es superior, más significativo, trascendente y grandioso que cualquier otro. No lo sentí antes de que naciera Jacob y no lo sentí después. Pero es cierto que es un amor singular, porque no se fundamenta en la atracción física, el placer o el intelecto, sino en el miedo. Nunca has experimentado miedo hasta que tienes un hijo, y tal vez eso es lo que nos induce a creer que es grandioso, porque el miedo lo es. pp.235
    Conclusión:

    Tan poca vida es una novela con una premisa interesante, extraordinaria y común a partes iguales: la relación de amistad entre cuatro amigos y la situación particular de uno de ellos, Jude, quien ha de luchar contra su propio pasado y contra sí mismo para mantener sus relaciones sociales. También tiene una estructura acertada para la extensión de la novela: grandes apartados con título a los que siguen capítulos numerados. Dentro de estos, además, existen subdivisiones para que la historia cambie de voz ?de un narrador omnisciente pasamos a una primera persona, y de un tiempo presente acudimos al pasado? y, por tanto, de tono y de perspectiva. El goteo con el que se nos presenta el conflicto principal, que no es otro que el pasado de Jude es, a su vez, la clave para mantener al lector alerta. La necesidad del lector por conocer lo que no se le está dando engancha sobremanera. Por último, lo que ya he llamado como misery porn y que yo entiendo casi como melodrama, se convierte en una especie de adicción que acaba por saturar. 

    Haya Yanagihara ahonda en temas cotidianos ?la amistad como he dicho, pero también la vocación o el concepto de familia? con acertada sensibilidad si bien la extrema crudeza de la trama principal ?acompañada de la riqueza y la opulencia de una ciudad como Nueva York? se convierte en un elemento casi ordinario. A pesar de todo, el lector sufre, se conmueve y hasta viaja con Tan poca vida. Es una novela dura, extensa, pero de fácil lectura y personajes memorables ?por su simplicidad pero también por su propia dedicación. Una obra que sin duda será, como ya es bestseller, un éxito de taquilla en cines.

  • megustaleer

    explorar la vida o como hacer un melodrama de calidad

    4

    ¡Holaa! Hoy vengo con la reseña de uno de los libros más comentados y publicitados de este año. He leído millones de opiniones sobre él, buenas, malas, indiferentes... hoy traigo mi humilde opinión sobre Tan poca vida, la colosal novela de Hanya Yanagihara.

    Y el adjetivo colosal se le puede aplicar en numerosos sentidos, tanto por su longitud, una novela de más de mil páginas que nos narra un amplio periodo de tiempo en la vida de sus protagonistas, así como por los temas que tratas, temas grandilocuentes, importantes, cosas

    que han pasado siempre y que, lamentablemente, hoy en día siguen ocurriendo. Temas terribles y temas terriblemente bellos. Toca numerosas facetas del alma humana, yendo desde la crueldad más absoluta hasta el amor incondicional.

     


    La novela comienza mostrándonos la vida de un grupo de cuatro amigos, una sociedad de incondicionales que no se separa desde que se conocieron en la residencia de la universidad. Ellos son Jude St. Francis, Willem Ragnarsson, Malcolm Irvine y JB (Jean Baptiste) Marion. Son personas muy diferentes entre sí. Mientras que Jude es un inteligente abogado, Willem intenta ganarse la vida como actor, Malcolm como arquitecto y JB como pintor figurativo.


    La novela, por tanto, empieza con una presentación individual de cada uno de estos personajes. Cuatro partes donde conocemos de forma lenta pero profunda cada uno de los cuatro caracteres, así como la relación que tienen entre sí, las otras personas presentes en su vida, y como éstas se van desarrollando a lo largo del tiempo. Se nos habla de JB, de Malcolm y de Willem, aunque desde un principio el personaje de Jude llama la atención al lector, pues vemos lo mucho que ignoran sus amigos íntimos sobre su vida antes de conocerlos

     

    Y no es para menos, porque lo que Jude esconde es una tragedia personal que, conforme se vaya desvelando mientras la narración avanza, le romperá el corazón al lector. Y lo digo de la forma más literal. Lo que se narra es la crueldad y la depravación más absoluta que puedo imaginar, las peores cosas que le pueden pasar a un ser humano. Pero aunque el protagonista atraviese unos escenarios terribles, lo que a mi personalmente me dejó más marcada, lo que me hizo emocionarme, fueron las secuelas que estas vivencias dejan en él.


    Porque a lo largo de toda la novela vemos como todos esos hechos han marcado al personaje, se han convertido en parte de él y de la vida que vive cada día. Su hermetismo con sus seres más allegados no es más que el fruto de eso. Ver los resultados de unos abusos tan continuados en una persona puede llegar a ser devastador para el lector, que sufrirá estos estigmas junto a los personajes.

     


    He leído muchas críticas diciendo que tanta tragedia en la vida de una sola persona es algo muy poco realista, y estoy de acuerdo, al menos en parte (estoy segura de que hay personas en el mundo real que han tenido la mala suerte de encadenar una desgracia tras otra). Pero lo cierto es que toda esa fatalidad acumulada es un recurso magnífico para expresar la verdadera repercusión que uno solo de esos acontecimientos puede tener en una persona. En la novela se despliega una especie de expresionismo que exagera la realidad para que el lector tome plena conciencia de lo que esta supone. Es un ardid artístico utilizado desde hace mucho y que, una vez más, vuelve a funcionar en esta novela.


    Pero en el otro lado, encontramos unos personajes y unas tramas bellísimas en torno a los restos que dejan esos actos tan terribles, tratando de recomponerlos, siendo de esta forma testigos de unas relaciones maravillosas entre personajes. Unas relaciones peculiares, que no coinciden casi nunca con el tipo de relaciones que están canonizadas en la sociedad. El amor se muestra de forma tan libre, tan poco condicionada por los estereotipos, que consigue equilibrar las partes más sórdidas y crudas. Y no me refiero solo al amor romántico, aunque también, porque aquí podréis leer una relación sana, libre y maravillosa, sino a las relaciones afectivas que simplemente convierten en familia a personas que no comparten la misma sangre. El tipo de personas y actos que hacen que sigamos creyendo en el ser humano y que aprendamos a convertir en aceptación la frustración ante las partes más difíciles de vivir.

    Con una narración directa, sencilla, bonita y a muchos ratos evocadora, Yanagihara nos dibuja un melodrama con valores que pueden parecer actuales, pero que, como demuestra el hecho de que la historia no esté ubicada temporalmente, en realidad son universales, como los sentimientos y la problemática de todos los personajes que aparecen en ella. Tan poca vida nos habla de eso, de la vida, y de sus cumbres más altas y sus pozos más hondos, defendiendo que el género melodramático puede estar bien escrito y seguir vivo y con dignidad a día de hoy.

    Así que os pido que no os perdáis la magia de esta novela de personajes, perfectamente construidos, con sus alegrías y sus penas, mostrando el sufrimiento con el que hay que convivir cada día. No os perdáis tan poca vida, porque, pese a su título, tiene mucho que contar.

  • megustaleer

    Una experiencia única.

    4

    Una obra absolutamente desgarradora; toda la narración gravita entorno a Jude, un hombre que sufrió continuos abusos sexuales durante su infancia y que, a causa de su pasado, vive con una angustia continua, rodeado de problemas físicos y emocionales.

    Con el fin de no desvelaros la trama para que podáis vivir la experiencia de la lectura, solo os diré que es una novela que os hará sentir una enorme empatía con los protagonistas, percibiréis sus matices y comenzaréis a creeros muy cerca de Jude; os llevará por un vaivén de emociones continuamente: el horror, el acercamiento a la felicidad, el amor, el desamparo y la desolación.

    Su extensión es completamente comprensible dado que abarca un amplio periodo temporal en la vida del protagonista y, además, con un constante ejercicio de profundización psicológica. El estilo es agradable y cautivador; el registro es perfectamente asequible.

    La profundidad de los diálogos, y su uso continuado, hace concebir todos los hechos de una forma mucho más veraz.

    Se nos contará la historia desde los puntos de vista de varios personajes, con un avance progresivo en la vida de los protagonistas conforme avanzamos en la lectura, pero, con viajes al pasado de Jude, para así, mediante sus vivencias comprender su presente.

    Ha sido una maravilla. Si tenéis la oportunidad de leer esta novela, no la dejéis escapar.

     

  • megustaleer

    Reseña de Tan Poca Vida 

    3

    Hoy os traigo una reseña del libro Tan Poca Vida, de Hanya Yanagihara. Este libro me lo envió edición anticipada y me interesó mucho, además, vi en el canal de booktube de Jesse The Reader que quería leérselo porque muchos de sus conocidos se lo habían recomendado, así que corría leermelo.

    Empecé este libro con ganas, ya que muchos booktubers tenían buenas opiniones sobre él, pero enseguida vi que era un libro muy lento, y si me seguís desde hace un tiempo, sabréis que a mi me cuesta un poco leer libros lentos y la verdad es que he tardado bastante en terminarlo. Aún y así lo he disfrutado bastante, pero voy a volver a intentar leerlo dentro de unos años,para disfrutarlo más. 

    Este libro nos presenta la historia de un chico llamado Jude, que ha vivido unos tiempos realmente malos, nos narra como es su vida en nueva york con sus otros tres amigos durante 30 años, y sinceramente, es una novela durísima. 

    Es más, mientras leía este libro, me he planteado dejarlo varias veces, por eso mi reseña no va a ser muy desarrollada, ya que no lo he acabado de disfrutar tanto como e hubiese gustado, debido a eso, mi opinión es provisional y seguramente va a cambiar con el tiempo, así que no voy a opinar más sobre este.

  • megustaleer

    Sobrecogedor

    5

    Tan poca vida me engancho desde el principio, al no ser tan detallado como otros libros no se hace pesado, más bien desearías tener mas tiempo para poder seguir leyendo. Es un libro extenso, pero para nada pesado, hace tiempo que busco un libro como este, porque es prácticamente perfecto, y sus imperfecciones son encantadoras.

    Me encantan los personajes, se cuestionan el funcionamiento de a vida casi todos los días, aún teniendo eso en común, cada uno de ellos es diferente y sortean los obstáculos que la vida les pone, aunque no tengan los recursos necesarios para afrontarlos.

    El sufrimiento, la alegría; la verdad, la mentira; la felicidad, la tristeza; esos puntos altos y bajos de la vida que se representan tan fabulosamente en este libro.

    Hay muchas frases de impacto (frases que cambian tu perspectiva), es un libro indispensable para todos esos lectores que están un poco cansados de fantasía y buscan un golpe de realidad.

    Un libro realista, que valora y infravalora la vida de una manera tan sorprendente que no podrás parar de leer, sencillamente INCREÍBLE.

     

  • megustaleer

    Una historia valiente, descorazonadora, de alguna forma adictiva dado que el ser humano es morboso, pero no diría que triste, más bien dura y cruda.

    5

    Pensaba que una se acostumbraba a eso de sufrir un poquito. Soy lectora de fantasía de siempre y, una de las cosas con las que más disfruto es cuando algo trágico pasa. A pesar de que me duela, a pesar de que se me quede el cuerpo un poco así...

    Pero lo que ha hecho Hanya Yanagihara conmigo, me cuesta explicarlo. Porque ha cogido realidades dispares, les ha arrancado los órganos, y los ha expuesto en una mesa para que observemos absolutamente todo. Porque nadie es completamente bueno ni malo, ni cuerdo ni loco, ni amado ni odiado. La autora nos ha bombardeado a matices y nos ha hecho introducirnos en su relato. Me ha dado alas, me las ha cortado, me las ha cosido; y así una y otra vez. Porque la vida es tal cual nos la cuenta. Su trocito de vida, y aún así, tan poca.

    Y por eso tiene mi 9.

    El comienzo hace que parezca lo que nos cuenta la sinopsis, que nos va a hablar de la amistad de cuatro hombres a lo largo de sus vidas. Lo que nosotros descubrimos conforme avanzamos es un ahondamiento en sus personalidades, en sus pensamientos y en lo que ellos cuatro son.

    Es la vida de un grupo de amigos con sus altibajos, sus éxitos y sus fracasos, sus amores, sus demonios... Un relato crudo, duro, incluso roza lo espantoso en algunas partes (dos o tres contadas, pero que yo me quedé helada). Y al final me descubría llorando, emocionándome por las alegrías y también por los momentos más tristes. Es sumamente increíble cómo puede hablar y hacerte sentir de manera tan diferente en momentos muy penosos.

    Aunque sin duda recomiendo encarecidamente su lectura. Porque la lealtad es el hilo que les une ante todo, lo bueno y lo malo. A veces se hace pasar por desapego por el hecho de saber que el otro necesita espacio, y a veces se convierte en solo un sinónimo más del conformismo. Y es precisamente esa lealtad, ese "conozco tan bien a mi amigo que sé qué necesita", lo que me crispó durante todo el libro. Porque hay un personaje que en un principio parece simple, pero que conforme lees, caes en un pozo tan profundo que vas rompiéndote todos los huesos de tu cuerpo en la caída. Y que los tres sepan que algo le ocurre y que ninguno mueva un dedo o le pregunte me dejó atónita. Es como un pacto de no intromisión en la vida de Jude. Un pacto que, quizá por ser como soy (preguntona, que por nada me preocupo y lo doy todo por hacer sentir mejor a alguien) no llego a comprender.

    Y es que Jude es un personaje tan roto. Podría ser un poco como la criatura de Frankenstein, cosido, remendado mil veces por mil manos, y solo sobreviviendo por las suyas propias. He amado a este personaje desde el principio y odiado a partes iguales. Y es que es tan complejo. Creo que es la personalidad más arrolladora, confusa y triste que he leído jamás.

    Y el resto de personajes, con sus vidas y sus particularidades. Tan reales que apabullan. No deja nada sin atar, y eso es magnífico. Sin duda me quedo con Andy, Harold y Willem (ya he dicho que Jude es muy especial) por cómo se desviven por la gente que quieren y cómo se sobreponen a tantísimo. Si hablaba antes de lealtad, la lucha también es una de esas palabras con las que está impregnada cada página de esta novela.

    Cuando acabé la lectura (creo que ha sido el libro más largo que he leído jamás. 1030 páginas. Que me dolían los brazos de sujetarlo, e incluso las piernas donde lo apoyaba a ratos), regresé a las primeras páginas. Donde parecen años más felices, y sin embargo empiezas a ver sus luces y sus sombras. Pero necesitaba regresar a una época más amable, porque las últimas 100 hojas son desoladoras.

    Tan poca vida tiene unas reflexiones que me hacían levantar la cabeza del libro. Esta novela te deja frases tan increíbles como estas:

    "<<¿De qué tiene que preocuparse él?>>, les preguntaba JB cuando veían a Malcom angustiado por algo. Pero Jude sabía la respuesta. Se preocupaba porque estar vivo significaba preocuparse. La vida era aterradora; la vida era una incógnita. Ni siquiera el dinero que Malcom tenía podía inmunizarlo por completo. La vida le sobrevendría y él tendría que intentar responder, como los demás. Todos [...] buscaban consuelo en algo que solo les pertenecía a ellos, algo para ahuyentar la aterradora enormidad y la inverosimilitud del mundo, el implacable paso de los minutos, de las horas, de los días".


    "Y a pesar de todo, él se obstinaba en intentarlo, convencido de que conseguiría desterrarlo con la fuerza, la intensidad y la determinación de su amor. Sabía que era pueril, pero todos los actos obstinados lo son [...] La paciencia, la obstinación, el amor; tenía que creer que con eso bastaría. Tenía que creer que serían más fuertes que cualquier hábito de Jude, por muy arraigado que estuviera".


    "La gente se acostumbraba a todo lo que le daba el cuerpo, y él no era una excepción. Si tu cuerpo está bien, esperas que funcione de forma continuada a pleno rendimiento. Si no lo está, tus expectativas cambian. O eso al menos era lo que intentaba aceptar".


    Así que tras todo esto, no me extraña absolutamente nada todos los reconocimientos que ha tenido. Porque ha sido elegida mejor novela del año en: The New York Times, The Washington Post, The Wall Street Journal, Vanity Fair, Vogue, The Guardian, The Economist, Newsweek, People, Time Out New York, Huffington Post,Publishers Weekly, Kirkus Review, entre otros.

    Una historia valiente, descorazonadora, de alguna forma adictiva dado que el ser humano es morboso, pero no diría que triste, más bien dura y cruda. Quizá por la extensión se ha clavado más en mí, por haber llegado a conocer tanto a sus protagonistas, pero el vacío de estos momentos en los que he de devolver el libro a la estantería, pocas novelas me lo causan.

  • megustaleer

    Un retrato brutal del sufrimiento humano.

    5

    No sé cómo enfrentarme a esta reseña. No sé cómo resumir en tan poco espacio lo que me ha hecho sentir esta novela a lo largo de la semana que he estado leyéndola. No tenía ni idea de qué era lo que me iba a encontrar cuando comencé y ahora, al haberla terminado, siento un nudo en la garganta que va a tardar en marcharse.  Y sabía cómo iba a terminar, pero lo importante no es el desenlace, sino todo lo que contienen estas mil páginas.

    Vamos a intentarlo. Esta podría ser la historia de cuatro amigos que viven en Nueva York, de cómo se conocieron, cómo convivieron y cómo evolucionan sus vidas a lo largo de más de treinta años. Digo ?podría? porque en apariencia ese es el argumento de la novela, pero sólo en apariencia. La realidad es muy diferente y nos hallamos ante el desarrollo del sufrimiento de un hombre transformado en un intento de sobrevivir a pesar de sí mismo. Jude es el protagonista de la novela y a su alrededor aparecen sus tres mejores amigos, Willem, Malcom y JB, y todos aquellos que por suerte o por desgracia se cruzaron en su vida. He asistido a la mayor descripción de atrocidades que una sola persona puede sufrir, porque esta es, sin duda alguna, la novela más dura que he leído en toda mi vida. Y creo que, al mismo tiempo, también la más hermosa.

    Conocemos a los personajes cuando han terminado la universidad y dos de ellos, Jude y Willem, buscan piso para instalarse juntos. Los otros dos amigos los ayudan en su propósito y a partir de ese momento vamos a ir conociendo poco a poco a cada uno, su pasado, sus inquietudes, sus anhelos y sus miedos. Pero llega un momento en que es inevitable darse cuenta de que la autora se detiene más en uno de ellos, en que los otros tres comienzan a tener importancia en la medida en que se relacionan con él, en que su pasado es más oscuro, más difícil de contar y por eso, en un principio, sólo se intuye. Pero no se puede entender a Jude sin saber qué fue lo que le pasó, aquello que sus amigos se preguntan sin descanso y que él no les ha contado nunca. Y el lector se entera de qué fue lo que le ocurrió, año tras año, dolor tras dolor, cuestionándose cómo es posible que alguien con tal carga pueda mantener un mínimo de cordura.

    Lo cierto es que no quiero contar mucho más del argumento porque creo que con los pocos datos que he dado ya se puede adivinar hacia dónde va y de dónde viene esta novela.

    Advierto también que no es una obra sencilla: hay muchos datos, muchas épocas y lugares, con constantes saltos en el tiempo y el espacio. Requiere memoria, concentración y capacidad de sufrimiento: he tenido momentos en que me veía incapaz de seguir leyendo pero al mismo tiempo no podía dejarlo. La autora no escatima en detalles desagradables, que creo que no sobran, porque son cruciales para entender todo lo que ocurre, pero cuesta leerlo, por duro, por cruel, por injusto, por improbable y al mismo tiempo por posible. A medida que avanza la novela y descubrimos ese horrible pasado podemos pensar que es realmente difícil que todas esas situaciones desgraciadas le hayan ocurrido a la misma persona, pero esto es ficción y a veces, la realidad la supera. Se busca la exageración, por supuesto, pero se pone al servicio de la narración, y funciona de un modo magistral.

    Es curioso, pero a mí lo que me parecía más improbable era que los cuatro amigos hubieran triunfado en su vida laboral, que todos consiguieran trabajar en aquello que querían, que se ganaran la vida haciendo lo que más les gustaba. Supongo que igual es porque yo no escribo esta líneas desde Nueva York, sino desde una pequeña ciudad en la que no abundan las oportunidades, desde un país en el que haberte preparado y haber trabajado duro tiene como recompensa un contrato precario, con condiciones deplorables y un sueldo irrisorio. Eso si hay suerte y te contratan en algún sitio. Olvidaba que estamos aquí y ahora y que esto es lo que hay.

    Reivindicaciones aparte, Tan poca vida no va a dejar indiferente a nadie: es una novela que se odia o se ama. Y puede que ambas cosas a la vez.

  • megustaleer

    Reseña #218. Tan poca vida, de Hanya Yanagihara

    5

    Últimamente estoy leyendo mucho libro intimista. Creía que era un estilo que no iba conmigo pero no ha sido así. Si bien es algo que se aleja totalmente de mis gustos preferidos, de vez en cuando es bueno cambiar el chip, leer cosas distintas y descubrir nuevos autores y nuevas temáticas. Y, de momento, he ido acertado en todo lo que he leído. Toquemos madera.

    La historia comienza con cuatro amigos: JB, Willem, Malcolm y Jude. Estos cuatro amigos, todos dispares entre sí, incluso en las razas, tendrán que luchar día a día en una ciudad cruel y dura, una cuidad que no les pone las cosas fáciles a ninguno a pesar de que unos tienen más suerte que otros.
    Esta novela hace que el lector recorra junto con los protagonistas toda la vida de cada uno de ellos, centrándose más en la parte entre los 20 años, donde todos se conocieron, y más allá de la cincuentena.

    A simple vista parece una novela de tantas que trata sobre la amistad y/o el amor entre cuatro amigos. Podría serlo, pero no es así. Si bien la amistad de los cuatro amigos es un pilar importante en la trama, lo que sujeta al libro, el auténtico eje, es el dolor y el sufrimiento, tanto físico como psicológico, de uno de ellos en concreto: de Jude, el verdadero protagonista de historia.
    A mi juicio una definición de este libro es que es una radiografía exhaustiva del sufrimiento de un protagonista y cómo eso afecta a los demás.

    Yanagihara ha sido mundialmente aclamada por este libro. Y realmente se lo merece. No solo por cómo ha sido capaz de plasmar y de diseccionar de una forma magistral el dolor y el sufrimiento humano, que es la parte más oscura y dura de la novela, sino porque ha sido capaz de explorar con una calidad increíble masculinidad, la orientación sexual, los miedos y deseos de los personajes, sus inquietudes... En esencia, sus vidas. Ha creado personajes tan sumamente reales, con tantos detalles y tan cambiantes que casi se pueden tocar.

     

    «-Si algo he aprendido es que hay que hablar de los episodios dolorosos mientras aún están frescos o nunca hablarás de ellos. Voy a enseñarte a verbalizarlo, porque cuanto más esperes, más difícil te resultará, y se intensificará en tu interior y siempre creerás que tuviste la culpa. Te equivocarás, pero siempre lo pensarás.
    Él no supo cómo reaccionar, aunque al día siguiente, al volver ella a sacar el tema, Jude negó con la cabeza y le dio la espalda, aún cuando ella lo llamó.»

    De los personajes podría estar hablando horas y quizás aún me quedaría cosas por decir. Son los personajes más complejos que he leído nunca. Podría intentar hacer un resumen de ellos, pero no lo iba a conseguir ya que quedaría muy cojo. Cuando un libro es tan largo en número de páginas y en los años que la trama dura, y más si los protagonistas empiezan en la adolescencia, es muy difícil hacer un resumen decente. Y ante esa posibilidad prefiero que sea el lector el que valore cómo son los personajes y qué les motiva a vivir. Solo decir lo mismo que arriba: es una autopsia completa de cada personaje, a veces muy pero que muy dura.
    Posiblemente lo que más me ha gustado de los personajes ha sido su disparidad, las diferencias tan abismales que a veces existían entre ellos. Y de los cuatro amigos no sabría con quién quedarme, la verdad. Todos tienen cosas que me encantan y detesto, pero quizás sienta más simpatía por Willem, aunque no sé el porqué.
    A pesar de que solamente comento lo de los cuatro amigos, hay un elenco de secundarios bastante importante que enriquece la historia, si bien a veces me daba la sensación de que alguno de ellos sobraba.

    En cuanto a la narración, tengo sentimientos encontrados. A pesar de sus más de mil páginas, es un libro que se lee estupendamente. Pero no es fácil de leer, ya que aúna partes de extrema belleza con otras verdaderamente duras, sobrecogedoras y oscuras, partes más directas con otras más complicadas. Es realmente denso, no se puede leer a la ligera si se quiere captar todo el trasfondo. Las descripciones, casi inexistentes, cuando aparecen se aprecia que están medidas, sin que molesten a la historia y, además, son de gran calidad.
    Por contra, me parece un libro que podía haberse contado con muchísimas páginas menos ya que se llega a un punto que se entra en un bucle de sufrimiento del protagonista. Es como estar todo el rato metiendo el dedo en la llaga, sin dejarla sanar. No sé si es algo pensado por la autora, pero ese sufrimiento «gratuito» que nos brinda no es algo que me apasione y ha habido momentos en los que me ha desesperado.

    Aunque mi desesperación duraba bastante poco ya que es un libro en el que los giros de argumento son habituales gracias a los numerosos personajes, además de los cambios de tensión en la historia.

    También me gustaría mencionar algo que me ha quedado bastante sorprendido. El libro contiene numerosas faltas tipográficas, como ausencia de palabras, de puntos, frases quizás no del todo bien construidas. Quizás sea porque se mandó a los bloggers antes de su salida definitiva y por eso, entre otras cosas, tenga en la contraportada una frase de "prohibida su venta". Confío en que la edición para el público haya sido corregida completamente, porque sino sería una auténtica pena.

    Como conclusión, una novela que sería buena de leer pero no es para todo el mundo. Puede llegar a ser pesada y repetitiva si no se disfruta siguiendo a los protagonistas a través de su vida. En cambio, para quien le guste este tipo de novelas es una lectura casi obligada; simplemente por como es capaz de plasmar el dolor de Jude merece la pena.

  • megustaleer

    Una vida de resistencia

    4

    El  pasado 15 de septiembre llegó a las librerías españolas la novela Tan poca vida, la segunda obra de la autora Hanya Yanagihara, escritora californiana de ascendencia hawaiana y koreana. En Estados Unidos y Reino Unido cosechó un éxito inmediato, haciéndose viral a través de fuertes campañas publicitarias y arrasando ante la crítica literaria de los mejores periódicos y revistas del país. Su primera novela, "The People in the Trees", pasó sin mucho revuelo, pero sin duda con su regreso al panorama literario ha conseguido dar un tremendo giro a su carrera. 


    Tan poca vida es una novela de más de mil páginas en su versión española que nos guía a través de las vidas de cuatro jóvenes en Nueva York: Willem, JB, Malcolm y Jude, siendo este último el verdadero protagonista. La historia retrata las distintas etapas de su amistad, que va desde los veinte años hasta más allá de los cincuenta. Podría parecer cualquier novela que basara el grueso de su trama en el valor de la amistad, explorando sus recovecos, sus dificultades y maravillas, aunque ya desde el inicio la autora nos da unas leves pistas acerca de lo poco común de esta historia. Y esto es porque la vida de Jude, desde sus inicios, está marcada por el dolor y el sufrimiento, y este es el auténtico tema de la novela, más allá de la amistad, el amor o el crecimiento: el dolor en sus distintas formas, ya sea físico, emocional o psicológico. 


    La autora ha sido alabada por explorar y diseccionar la masculinidad con maestría, la evolución de la vida de un hombre, sus miedos, sus inquietudes y deseos, pero más que esto, Hanya ha realizado una visceral autopsia del dolor que reconcome y destroza a su principal protagonista. Muchos se han quejado de la longitud de la obra, y quizá tengan en parte razón, porque la misma historia podría haberse contado con doscientas páginas menos. Alargándola tanto solo consigue repetirse en fases que giran, habitualmente, en torno al sufrimiento del protagonista, haciendo énfasis en él, repitiendo sus agonías, sus momentos de debilidad, sus caídas y posteriores levantamientos; hurgando en la herida. Con ello consigue agotar mentalmente al lector, hacerle sufrir a él también, mostrarle más dolor tras la vuelta de la esquina cuando creía que solo un ápice más sería ya imposible, así que la largaría de la obra quizá se deba a su deseo por hacernos más mella todavía, si cabe. 


    Sí, como se ha dicho también, es una novela que, a pesar de leerse con facilidad, es densa, profunda, oscura y muy dura. Repleta de partes emocionantes, de tensión, de giros inesperados, de fragmentos de extrema belleza y otros de desmedida dureza. Con un estilo bastante directo y una pluma eficaz, que solo se permite dejarse llevar en algunas descripciones y a la hora de elaborar metáforas que ayuden mejor a esbozar lo que sienten y padecen los personajes, Hanya relata con gracilidad más de cuatro décadas de sus vidas, con una gran cantidad de sucesos y de personajes secundarios que enriquecen la trama y las historias de cada uno, lo cual no es fácil. Es lo que ocurre con una obra tan larga: que nos permite asistir a tantos momentos de sus protagonistas que, al acabar, hemos empatizado con ellos y nos parece conocerlos en profundidad. 


    La otra cara de la moneda, respecto al dolor, es que cuanto más veces lo padece su protagonista, a cada vez que se caiga, tendrá que levantarse, así que a pesar de la indecisión que lo posee y lo introvertido que es, puede considerársele un luchador nato, por lo que podría etiquetarse también esta historia como una de valentía y superación, de lucha ante las mayores complicaciones e injusticias de la vida. Veremos en ella cómo Jude lucha contínuamente contra su compleja psicología, hostil hacia sí mismo, y asistiremos con él a la ardua búsqueda de la felicidad, tan utópica en ocasiones. 


    No creo que sea una obra maestra, como muchos aseguran, pero sí una gran novela que debería leerse, más teniendo en cuenta que el panorama literario actual no ofrece muchas obras de esta índole, aunque siendo un poco más breve creo que podría haber brillado todavía más. 


    Hay muchas frases y fragmentos memorables, y Hanya da en el clavo a la hora de resumir aspectos esenciales de la vida en unas cuantas palabras, lo que siempre es un gran acierto. Podría quedarme con muchas de estas pequeñas partes, pero si tuviera que escoger una, sería la siguiente, con la que cerraré la reseña, por su brevedad, hermosura, simplicidad y significado:


    "... había cumplido ochenta y nueve años, y sus ojos oscuros habían adquirido ese gris innombrable que solo se veía en los más jóvenes y los más ancianos: el color del mar del que se proviene, el color del mar al que se regresa."

  • megustaleer

    Una joya de la literatura contemporánea

    5

    Voy a comenzar haciendo una breve pero necesaria mención a los personajes y protagonistas de la historia. Están genialmente construidos, y la trama se centra en ellos. Son 4 amigos, y su amistad es narrada con pelos y señales (normal, con tantas páginas, qué menos). Al final lo sabemos todo de todos.

    Se tratan temas (y problemas) de la actualidad, que están muy bien narrados, como el racismo, la autoestima, la libertad sexual en todos sus aspectos,... Hay muchos más, pero estos son los que más llaman la atención. Hanya, la autora, también le da una enorme importancia al sexo.

    Durante la lectura, te sientes en una montaña rusa de emociones y de sentimientos encontrados. Temas en los que probablemente nunca habías profundizado te son expuestos desnudos ante tu cara. Es una novela, una obra en la que se requieren cuatro cosas: el libro (obviamente), una habitación aislada, silencio y una caja de pañuelos proporcional a tu sensibilidad. Pero hasta el más fuerte emocionalmente hablando lloraría a moco tendido si se profundiza correctamente en la historia.

    Yo no soy de llorar con libros, muy pocos lo han logrado (entre los afortunados solamente están Yo antes de ti, Beautiful disaster y la Saga Vanir). Pero con este sí, y mucho. Aún tengo los nervios a flor de piel, todavía puedo sentir el drama incrustándose en mí como si me estuvieran clavando agujas en la piel.

    Se ha llevado la nota máxima, un diez como una catedral, y si pudiera aumentarla lo haría. No es mi género y estilo favorito, totalmente cierto. Cualquiera que me conozca un poco o le eche un vistazo al blog puede descubrir que lo mío es la romántica. Pero hay que admitir y hay que quitarse el sombrero cuando una se encuentra ante una auténtica obra maestra.

    Tan poca vida será recordada.
    Por la historia.
    Por los personajes.
    Por las emociones.
    Por hacer algo único, diferente, y por ser una novedad.

    No puedo explicar ni profundizar más, para ello deberéis leerlo y solo entonces comprenderéis cómo me siento. Solamente me queda mencionar la maravillosa pluma de Hanya. Una joya, un diamante en bruto.

  • megustaleer

    Sencillamente, la vida

    5

    Hanya Yanagihara ha tocado la fibra de miles de lectores en Estados Unidos con esta dura historia que habla de temas tan variados como la amistad, el amor, el abandono o el abuso sexual.

    Ahora, esta historia de más de mil páginas ha llegado a España de la mano de Lumen, con el título de "Libro del Año" otorgado por el New York Times bajo el brazo.

    "Tan poca vida" narra la vida de cuatro amigos que comparten apartamento en Nueva York: JB, un artista negro gay; Malcolm, arquitecto de buena familia, Malcolm, Willem, actor, y Jude, un abogado atormentado por un pasado marcado por el abandono y los abusos. Unos abusos sexuales que la autora relata de forma directa, sin artificios, igual que las autolesiones a las que se somete Jude.

    No es la típica novela en la que los personajes se convierten en seres redimidos, sino un reflejo de la vida misma, sencilla y llanamente, donde hay veces que no somos capaces de salir del pozo. Es una historia sobre la pérdida de la inocencia y de la esperanza.
    Y una historia en la que no se ahorra ninguna escena para que el lector comprenda la vida misma tal como es.

    Una interesantísima, aunque dura, radiografía del alma masculina, vista desde los ojos de una mujer.

  • megustaleer

    Un retrato de la vida a través de los ojos de cuatro amigos de universidad.

    4

    Cuando este libro llegó a mis manos no sabía que iba a encontrar en su interior. En la sinopsis nos prometen enseñarnos en qué piensan los hombres, qué dicen, qué callan...y yo me preguntaba hasta que punto conocía la autora al género masculino como para hacernos llegar esta información. Yo tenía una idea mental sobre esta historia: cuatro amigos (JB, Malcom, Jude y Willem) que vivían en Manhattan, en tiempo real, que saldrían de fiesta, ligarían y harían todo lo que normalmente hacemos los jóvenes. Osea, un retrato de cuatro hombres en el día de hoy en una de las ciudades más pobladas del mundo, pero me equivocaba.

    Nos encontramos ante mil páginas que en un principio asustan, no os lo voy a negar, pensé que no podría acabar de leerlo. En las primeras páginas sientes un poco de confusión, aún no conoces bien a nuestros cuatro protagonistas y tendrás que esperar aún un poquito más, lo que es un poco confuso. Un gran ejemplo de esto es que tuve serias dudas sobre la etnia de los chicos hasta un poco antes de la página 50. Pero poco a poco, empezamos a conocerlos. Primero JB, un artista gay en cuya vida el género femenino, representado por su madre, su abuela y sus tías lesbianas, ha tenido mucha fuerza pero que no consigue triunfar. Después conocemos a Malcom, un niño rico,un arquitecto que ya no sueña con sus propios edificios, sino que copia las ideas de los demás. Inmediatamente después conocemos a Willem, un chico de padres del norte europeo que sueña con ser actor pero sólo ha conseguido trabajar en un restaurante de camarero como mucho otros actores. Y finalmente la autora nos da una pincelada sobre Jude, el uno de los cuatro que aparentemente ha tenido éxito, pues le espera un gran futuro en la fiscalía como abogado.

    Al principio el libro se hace un poco lento, pero vas avanzando poco a poco para conocer un poco más a estos chicos. El antes y el después de la obra está marcada por Jude. Empezamos a conocer cosas sobre él, como que se hace cortes y poco a poco y gracias a flashbacks vamos conociendo el porqué de que Jude sea como es. Este hecho te zambulle de lleno en la historia, haciendo que leas más y más hasta llegar al final. A medida que vamos conociendo más a Jude, se desdibujan otros personajes como JB y Malcom, aunque mantenemos en la ecuación a Willem, que es sin duda mi preferido. Esto me hizo preguntarme porque la autora no presenta directamente sólo a Willem y Jude, en mi opinión la historia habría tenido la misma garra que tiene ahora.

    A pesar de que la historia en general me gustó bastante, tengo un par de problemillas o cuestiones que resaltar. La primera de ellas es la cuestión del tiempo que pasa en la novela. Desde que empieza hasta que acaba, pasan unos treinta años, pero es un poco confuso, porque como el texto está todo seguido, a menudo no te percatas del salto hasta que mencionan la edad de alguno de ellos. En mi opinión debería estar separado en tres grandes partes, una por década, y estas en capítulos más cortos. Sobre todo en un libro con una extensión como este.

    La segunda cuestión es sobre uno de los protagonistas, Jude. Para no entrar en spoilers simplemente diré que la historia pierde un poco de credibilidad en el hecho de que Jude en su infancia sólo se encuentra con monstruos, con nadie que le tienda la mano y le salve, y sin embargo, parece que en su vida adulta solo encuentra personas extraordinariamente buenas.

    Pero a pesar de todo esto, como he dicho antes, me ha gustado mucho este libro por todo los sentimientos y complejidad de la amistad y de la mente humana que muestra a través de sus páginas. Es una historia que te atrapa, ya que como va soltando poco a poco la información, estás en tensión para conocer todos los aspectos y detalles que hacen que la historia avance como lo hace. Aunque el final me dejó un tanto triste, es un final cerrado, y a mi modo de ver, es el final perfecto para esta historia.

    Lo recomiendo a todos los que quieran verse inmersos en historia diferente dónde poder aprender que también se puede encontrar belleza en los lugares más oscuros y abominables.

  • megustaleer

    Una historia tan dura como la vida misma

    4

    No sabéis la de vueltas que le he dado a cómo hacer la reseña de este libro...más que nada porque me parece muy dificil hablar de él sin desentrañaros la historia y también me da miedo no lograr transmitiros todo lo que me hizo sentir.

    El primer aviso que debo hacer es la de recomendaros que no es la lectura más apta si no estáis en un buen momento anímico, ya que la lectura destila mucha dureza que en ocasiones sientes hasta como se impregna en tu piel. Y por mucho que te laves...no se va.

    Este libro nos narra la historia de cuatro amigos que hace poco que terminaron la universidad, que tienen poco dinero y basicamente se dedican a subsistir. Les iremos ver creciendo hasta volverse adultos. Hasta aquí todo normal. Pero este libro no se queda en las apariencias, sino que profundiza en los personajes y en su pasado, sacando traumas, miedos o deseos que tienen en su interior y mostrándoselos al lector. Por desgracia, hay personas que han sufrido mucho en alguna época de su vida, y han sufrido tal magnitud de dolor, que se enquista y acaba formando lo que es un trauma o miedo excesivo a que vuelva a ocurrir. Y eso es lo que le ocurre a uno de los amigos.
    Poco a poco se irá desentrañando su pasado, veremos como sufre también la gente de su alrededor por comprenderlo o ayudarlo, nos enseñará los limites de la amistad, lo fuerte que puede ser y como nos puede llegar a salvar.

    La narración me ha gustado muchísimo, no es complicada y aunque nos mostrará algunos detalles escabrosos o desagradables es cierto que no incide en ellos para provocar el morbo del lector, sino que pasa sobre ellos de forma rápida. Y os aseguro que varias veces me ha tocado releer porque me he quedado en plan "no puedo haber leído bien".

    Es una historia repleta de dramas, he leído por ahí que hay tanta tristeza que resulta hasta poco creíble, pero en mi caso conozco varias personas que han sufrido lo indecible en la vida y que aún así, siguen teniendo muy mala suerte aunque no se lo merezcan.

    Los personajes los llegamos a conocer a la perfección ya que no es una novela donde vaya a haber numerosos personajes secundarios. Se conocerá el pasado de cada uno, lo que ayuda a explicar sus acciones o pensamientos futuros.

    En definitiva, una novela que me ha marcado, que me va a costar olvidar y que me ha hecho sufrir muchísimo. En cierto momento de la historia, me producía una angustia constante y aun así, no me arrepiento para nada de haberlo leído ya que por lo menos para mi, las historias que te marcan de esta forma, merecen ser leídas.

  • megustaleer

    Tan pica vida (A little life), de Hanya Yanagihara

    3

    Voy a tratar de ser lo más breve posible. Porque me interesa exponer mis ideas con claridad, y por llevarle la contraria a esta novela que precisamente hace todo lo contrario. A veces tengo la sensación de que leo un libro completamente distinto a otra gente. Tan poca vida de Hanya Yanagihara (Lumen, 2016) es el nuevo boom de esta reentre. Un libro que viene con premios bajo el brazo y con una crítica prácticamente positiva en todos lados. Yo, por lo menos, no he visto ni una sola crítica negativa. Esto afecta a las expectativas del libro. Sumando esto a que vi a la autora en el festival de literatura del museo Louisiana, en Humblebaek y me pareció interesante y una autora con las cosas claras y la cabeza bien amueblada. El caso es que lo que me he encontrado ha sido algo confuso y poco trabajado.

    En Tan poca vida asistimos a la vida y relación de tres amigos en Nueva York. Nada más. Me interesaba sobre todo ver como Yanagihara desarrollaba la personalidad de los personajes, y cómo presentaba a tres hombres oscuros, fracasados, pero que a pesar de todo mantienen eso tan preciado llamado amistad. El caso es que el libro tiene 1.040 páginas. Y me parece una exageración tremenda en cuanto a longitud para el tipo de historia que nos cuenta la autora. Esto ha derivado en algo irremediable, me he aburrido. Y cuando un libro me aburre, me cuesta muchísimo recuperarlo. Este año ya van dos novelas largas, ganadoras de premios, con gran crítica que me aburren. Tan poca vida está bien escrito, es una novela con grandes personajes, pero no me ha resultado interesante. Si esto es culpa o no del libro, no lo sé, aunque yo diría que es una percepción personal como lector.

    Hay fragmentos cautivadores, eso es cierto. Un 20% del libro, aproximadamente, es muy, muy bueno. La prosa es buena, el ritmo es bueno, y en general avanza bien. Pero la autora parece dar vueltas una y otra vez sobre lo mismo, otorgando una cantidad enorme de detalles e información que no aportan nada. La experiencia con este libro ha sido curiosa, y sé que estoy en minoría, pues en general está gustando, y va a gustar, y preveo un aluvión de reseñas y críticas positivas. Por eso creo que es un libro interesante para crear debate literario. La edición de Tan poca vida de Lumen es una pasada, como nos tiene acostumbrados este sello de Penguin Random House. Me ha gustado mucho la traducción de Aurora Echevarría, a la que admiro, porque no debe haber sido fácil traducir estas 1.000 páginas. Hanya Yanagihara es una autora con talento, con cosas a contar, y con buena mano para la escritura. Espero que a partir de Tan poca vida se ponga a escribir algo con contenido, algo que realmente quiera expresar. La popularidad ya la ha conseguido, con una campaña de márketing brutal. Yo, por mi parte, espero su novela. Una novela que realmente me haga vibrar, que es lo que esperaba precisamente de esta lectura.

  • megustaleer

    Un historia amarga y bella que me ha hecho sentir vacía

    5

    A ver, a ver, a ver, que no sé ni por dónde empezar. La plataforma de Edición Anticipada volvió de vacaciones a finales de agosto y dio la posibilidad de leer varias novelas. Tan poca vida era una de ellas, y la única en físico, así que me lancé a por ella sin saber siquiera de qué trataba. PARA UNA DE LAS POCAS VECES QUE LLEGO A PODER COGER UN LIBRO EN PAPEL EN E.A NO IBA A DECIR QUE NO. Y aunque nada más pedirlo ya me estaba arrepintiendo al ver lo largo que era, que era más adulto y ya me veía diciendo que no era capaz de terminarlo, esta novela me ha sorprendido gratamente.

    Me llegó a casa el 31 de agosto y el 1 de septiembre sin falta comencé la lectura, para que me diese tiempo a leerlo e intentar hacer la reseña antes de su publicación. (Por si os interesa la lectura, se publica EL 15 DE SEPTIEMBRE). Y lo cierto es que desde el principio me di cuenta de que estaba equivocada y me iba a encantar, me transmitía muy buena sensación y me gustaba la forma que le estaba dando la autora.

    Y ahora os preguntaréis ¿por qué hoy no has dado tu propio argumento? es la primera vez que das uno ya hecho y es totalmente cierto. Me gusta dar mi propia visión, por lo que no me gusta dar una sinopsis prefabricada que podéis encontrar fuera. Pero en este caso no me ha quedado más remedio. No quería contaros nada.

    Desde antes de llegar a la mitad de la novela, no sabía cómo iba a hacer esta reseña. Yo lo he leído sin saber prácticamente nada, pues la contraportada no revela nada y casi no hay reseñas todavía (UNA RECOMENDACIÓN: No leáis reseñas o hacedlo con cuidado puesto que la mayoría tienen gran cantidad de spoilers. Un artículo de El Condicional, por ejemplo, es muy muy muy prohibido si no lo habéis leído. Os enteraréis de todo), y es lo mejor que he podido hacer. Mira que no me gusta no saber qué es lo que leo desde el principio y odio las sinopsis que no te dicen nada, pero en este caso estoy muy agradecida.

    Entonces, ¿no vas a decirnos nada sobre el libro? Sí, sí voy a hacerlo, pero voy a tratar más de hablaros de cómo me he sentido yo con él que de él en sí. En un principio, Tan poca vida parece querer narrarnos la historia de tres hombres: JB, Malcom, Jude y Willem. Esta historia no tiene un argumento como tal, es una novela de personajes. Va dando saltos en el tiempo para hacernos comprender por qué son cómo son y cómo sucesos que hayas podido vivir te marcan para siempre. Y he dicho lo de en un principio porque realmente no es así. Llega un momento en el que la trama se centra más en uno de ellos y los otros quedan más relegados, aunque manteniendo su importancia (unos más que otros, claro).

    Mi personaje favorito desde el principio ha sido Jude. Al empezar la novela, me recordó mucho a un personaje mío que me encanta, aunque ese pensamiento fue perdiendo fuerza según avanzaba la historia, pero no el cariño que le he cogido al personaje. Es un personaje complejo que llegamos a conocer muy bien. Respecto a lo de que no nos habla de todos los personajes de forma equitativa, creo que los podemos conocer bastante bien a todos, excepto a Malcom. No me han quedado dudas sobre él realmente, pero sí he sentido que Yanagihara podría haberle dado más voz. Aunque a la vez, no tiene mucho más que contar. Bueno, olvidadlo xD

    Me encanta Willem, quiero un maldito amigo cómo él. Y JB me ha parecido muy adorable en ocasiones (en otras me partió el corazón.)

    Me ha encantado el grupo de los cuatro personajes. Son bastante diferentes entre sí, tanto ellos como su vida, su pasado, sus ideas, su profesión. Han criticado mucho que parece que los tres consiguen un éxito en su trabajo que resulta irreal, pero a mí no me parece que los cuatro hayan sido tan tan tan exitosos.

    Algo que a muchas personas también le ha resultado irreal (según he leído) es el cúmulo de personas muy negativas en un espacio temporal y otras muy positivas en otro momento de la historia. Pero, ¿todas las personas son buenas en la llamada parte positiva? ¿En serio? Porque a mí cierto personaje casi me hace echarme a llorar, NO SÉ.

    Y respecto a la irrealidad de la crueldad, puede que sí haya muchas cosas negativas, pero eso, según yo iba leyendo el libro, me hizo recordar a una conversación que hubo en mi clase de Educación Ético Cívica después de ver la película de Las ventajas de ser un marginado, cuando algunxs preguntaron por qué todos los novios de la tía Helen la trataban mal. Nuestro profesor contó que un psicólogo le había explicado una vez, que hay personas que tienen la palabra VÍCTIMA escrita en la frente (otras AGRESOR).

    Esto me lleva a algo que me ha encantado y es cómo se ve ese sentimiento de me lo merezco, yo me lo he buscado, que aunque está durante prácticamente toda la novela, me ha hecho recordar a la violencia de género, cuando otras personas echan parte de culpa a la víctima por haberse callado, cuando no es tan fácil, principalmente porque piensan que se lo merecen, que han hecho algo malo y es por su culpa.

    Me encanta también cómo trata el tema de la homosexualidad. Hay muchxs personajes abiertamente homosexuales, así como otrxs con parejas de su mismo sexo pero sin llegar a especificarnos qué letra del Colectivo LGTB+ son. Se ha tratado de forma totalmente normalizada, sin salidas del armario, frustraciones o violencia. Sólo una vez entra un poquito más en el tema.

    Igual la diferencia de razas. Hay personajes negros y como mínimo un asiático (no recuerdo ahora mismo si hay más creo que no, pero no os lo digo fijo). Y sólo le da importancia al principio de la novela, cuando te habla de épocas más jóvenes, sin profundizar demasiado o darle mucha importancia.

    Respecto a las dudas que plantea la contraportada, la que más me he hecho durante la lectura (no me tengáis como una maldita pervertida, por favor xD) es la de cuánto importa el sexo. Si lo leeis, seguro que entenderéis por qué.

    Y ahora vamos a lo salseante. Con esta novela se pasa muy mal, no nos vamos a engañar. ¡Ah y algo que debería haber dicho al principio! No es literatura juvenil, si la buscáis en las categorías del blog la podréis encontrar en Si eres adulto...pasa también, aunque cómo sabéis (o deberíais saber) la lectura no tiene edad. Pero a lo que íbamos: este libro te destroza por dentro, de verdad, te destruye. Después de muchas escenas, y del propio final, me he sentido vacía, rota, apenas sabía cómo sentirme qué hacer. Ni siquiera me salía llorar, y casi era lo único que quería hacer.

    En una reseña que he visto, decían que sí, que le había gustado, pero que no la recomendaba, que no hacía pasar a nadie más por lo que había pasado leyéndolo. No es una novela esperanzadora, es muy dura, tiene mucho dolor en sus páginas. Es la mejor novela que he leído, lo que le ha hecho posicionarse cómo mi favorita, pero sin ninguna duda te rompe. La escritora escribe fenomenal y nos sabe contar perfectamente esta historia tan dura y algo que me ha MARAVILLADO es lo bien que sabe llevar los saltos en el tiempo. En muchos libros cuando pasa esto te sientes un poco perdidx y eso es horrible, odio cuando cuesta comprender qué estás leyendo por los cambios que da su autorx. Sin embargo, por lo menos para mí, Hanya Yanagihara lo ha sabido llevar a la perfección.

    Yanagihara nos ha hablado de temas difíciles, que producen cierta repulsión, rechazo, de una forma totalmente natural, sin contarse un pelo en contárnoslo con todo detalle. Hay cosas, que por lo menos yo, ya me imaginaba antes de que nos hablase abiertamente de ello, pero que aún así... como que no gusta, no sé si me explico. Aunque vayas con la idea de que pasa eso, cuando te lo confirman... no te sienta especialmente bien.

    Respecto a esto... no se si recomendaros leer las etiquetas que le he puesto a la novela, más que por spoilers (que también), porque puede que os echen para atrás y en serio, que nada os deje echaros para atrás respecto a leer esta novela. Entiendo que son temas muy muy duros, pero de verdad, dadle la oportunidad al libro de cambiaros la vida, de romperos por dentro. Conozco mucha gente que tiene reparo en cuanto a leer Forbidden por ser su relación principal sobre incesto (no es un tema que aparezca en esta novela) y aunque entiendo esa forma de verlo, en serio, no dejéis pasar un libro por algo así, y menos si es una lectura como esto. Y ya que sale esto, quiero y necesito leer Forbidden, he leído que es buenísimo y me llama mucho la atención (aunque también me han dicho que lloraré).

    Que esa es otra, con este libro, o bien te pegas una llorera del quince o, como yo, te sientes tan confundix, vacíx... que realmente no sabes ni cómo actuar.

    Y me gustaría aclarar un poco el Emoji Beek de hoy y es que aunque estén igualados la cara corazones y el llanto, el mayoritario ha sido el llanto. Cuando simplemente me gustaba el libro o había alguna escena muy bonita (porque las que lo son, lo son con ganas) le ponía el emoji enamorado, mientras que el emoji llorando lo ponía con las escenas que me han hecho sufrir, llorar o simplemente SENTIRME MUY MAL


    Y ahora hablemos un poco de aspectos más "físicos del libro". La portada, por ejemplo. Yo tenía una duda cuando me llegó (además de si era un libro o un arma arrojadiza porque hasta pesa) y es si al hombre de la portada lo están asesinando, está cagando o teniendo un orgasmo JAJAJA Y lo cierto es que he leído en un artículo que es la misma portada que en la versión original y que aunque es para reflejar el dolor y la angustia, ha sido sacada de la serie de Peter Hujar sobre la lujuria y el amor, y este en concreto se llama Orgasmic Man. Vamos que mal encaminada yo no iba xD

    También decir que es el libro con más erratas que he leído. Fallos como una palabra demás, que falte un punto, un punto y coma justo después un punto, alguna letra que sobra (o que falta) y similares abundan en la novela, lo cual es una pena y espero que la editorial pueda corregir.

    Me gusta cómo está estructurada la novela, a la vez que me ponía un poco nerviosa que los capítulos fuesen tan largos (soy de las que los prefieren cortos a muy largos).

    Y por decir algo más INCLUSO HUELE DISTINTO. Y no es coña. La primera vez que lo olí se me hizo un aroma muy extraño, pero la verdad es que ahora me agrada. Es un olor extraño.

    Otro fallo quizá sea que es en tapa blanda, y al ser tan denso, se estropea el lomo con más facilidad y la portada y contraportada parece que se hinchan y no quedan tan planitas cómo el primer día. Aunque no sé si eso mejoraría de ser en tapa dura, como es la versión original. No sé decir cuál es el acierto la verdad, si tapa dura o blanda.

    Una curiosidad. En todos lados pone que se llama Tan poca vida, en la propia portada lo pone pero al abrirlo en las dos páginas del nombre (nunca entenderé por qué dos) pone Un poco de vida. Al principio me dejó bastante descolocada esto. No sé si es un fallo o algo ^^U

    Y creo que no voy a decir nada más porque, aunque hay mucho por decir, tampoco me salen las palabras. Aún sigo un poco post-lectura.

    Recordad que se publica el 15 de septiembre, es decir, MAÑANA. Y nuevamente, no os aconsejo demasiado leer las etiquetas que le he puesto.

  • megustaleer

    Es sencillamente brutal.

    5

    En psicología se habla del efecto de primacía. Un fenómeno cuya aportación principal es que prestamos más atención a los primeros datos que recibimos. Para demostrar este hecho se realizan ejercicios sencillos, por ejemplo, pasar un listado de adjetivos a un grupo de participantes y preguntarles: Si un chico es alegre, optimista, obstinado y niega la realidad ¿qué imagen te haces de él, positiva o negativa?. O por el contrario, si un chico es triste, pesimista, perseverante y pragmático, ¿cómo lo valoras?

    Los estudios sobre este efecto demuestran que nos quedamos con los primero, es decir, si son aspectos positivos, lo calificamos como positivo y si es negativo, pues negativo. Esto sucede con las primeras impresiones, con las personas pero también con los libros. Por este motivo he decidido empezar diciendo que Tan poca vida es uno de los mejores libro de septiembre. Sí, ya sé que no ha acabado pero tampoco hace falta. También puedo afirmar que es uno de mis mejores libros del año, que no han sido muchos este 2016, pero por muchos que fueran estoy convencida de que igualmente habría conquistado uno de los más altos puestos. Es sencillamente brutal.

    Una novela sobre la amistad, el amor, el sentido o sinsentido de la vida. Un libro que cierras encogida, afrontando su desenlace como un proceso de duelo. Por supuesto es un libro que recomiendo y recomendaré. Ahora es cuando os preguntaréis por lo negativo. Ya he hecho mi parte, he cumplido con la primacía, así que os lo diré: Podría ser más escueta, lo pasas mal y es muy posible que termines a lágrima viva. Dicho queda.

    En su extensión conoceremos a un grupo de amigos, concretamente cuatro. Jude, Willem, Malcolm y JB, desde sus años de universidad, desde distintas casas y diferentes momentos. Pero será Jude quien ocupe el primer plano. Un chico que destaca por su rareza inicial y que nos traerá a vueltas por su pasado y presente. Alguien cuyo oscurantismo nos fascina pero también nos intimida.

    Un narrador en tercera persona relata hechos y acciones que llegan a estremecer por su crudeza. Imágenes intensas y un impacto considerable para personajes y lector. Tan desesperanzador a tramos y sórdido en otros que una se pregunta si realmente es necesario pasar por todo esto.

    Habrá también una voz en primera que nos aproxime, que canalice el deseo de expresar, de comunicar al otro, de dar algún sentido a lo que sucede, sensaciones que el lector también experimenta.

    Algunos han criticado el uso gratuito de la violencia, desde luego que a los ilusos incurables los abofetea y es que, otro de los planteamientos durante su lectura es la de la posibilidad ¿es posible que alguien pase por todo esto, subsista y reúna en una sola existencia tanto dolor? ¿será fruto de la exageración literaria y de una autora deseando cargar las tintas?. Para mi la realidad suele superar la ficción y me lo creo, como me creo las páginas de sucesos de hechos perpetrados por el hombre y sus consecuencias sobre el equilibrio mental de los demás.

    Tan poca vida no pretende alejarnos de una reconciliación vital pero sí que promueve la provocación de emociones: afecto, entrega, amistad pero también rabia, asco, impotencia y dolor. Nada es gratuito para Yanagihara que lo mismo te lleva a lo más sucio que a lo más reparador.

    Una novela más bebida que leída pese a su extensión, que se caracteriza por la cámara al interior de personajes, de hogares, de la maldad y del pesar. Una novela donde también tiene cabida lo amable y generoso como valores terapéuticos. Una novela de la que resulta difícil parar de hablar porque no quieres que acabe.

    "Creo que el único secreto que tiene la amistad es dar con personas que sean mejores que tú, no más listos ni más populares sino más buenas, más generosas y más compasivas, y valorarlas por lo que pueden enseñarte, escucharlas cuando te dicen algo sobre ti, por malo (o bueno) que sea y confiar en ellas, que es lo más difícil de todo, pero también lo mejor."
    Tan poca vida (Hanya Yanagihara)

  • megustaleer

    Infravalora y valora la vida

    5

    Tan poca vida me engancho desde el principio, al no ser tan detallado como otros libros no se hace pesado, más bien desearías tener mas tiempo para poder seguir leyendo. Es un libro extenso, pero para nada pesado, hace tiempo que busco un libro como este, porque es prácticamente perfecto, y sus imperfecciones son encantadoras.
       

    Me encantan los personajes, se cuestionan el funcionamiento de a vida casi todos los días, aún teniendo eso en común, cada uno de ellos es diferente y sortean los obstáculos que la vida les pone, aunque no tengan los recursos necesarios para afrontarlos.
       El sufrimiento, la alegría; la verdad, la mentira; la felicidad, la tristeza; esos puntos altos y bajos de la vida que se representan tan fabulosamente en este libro.

    Hay muchas frases de impacto (frases que cambian tu perspectiva), es un libro indispensable para todos esos lectores que están un poco cansados de fantasía y buscan un golpe de realidad. 

     
       Un libro realista, que valora y infravalora la vida de una manera tan sorprendente que no podrás parar de leer, sencillamente INCREÍBLE.

Ficha técnica

  • Título: Tan poca vida
  • Autor (es): Hanya Yanagihara
  • Traductor: AURORA ECHEVARRIA PEREZ
  • Sello: LUMEN
  • Precio sin IVA: $ 890,00
  • Fecha publicación: 11/2016
  • Idioma: Español
  • Formato, páginas: RUSTICA, 1008
  • Medidas: 15,5 X 23 mm
  • ISBN: 9788426403278
  • EAN: 9788426403278
  • Temáticas: Ficción moderna
  • Colección: Lumen
  • Edad recomendada: Adultos

Otros usuarios también vieron ...

Las viudas de los jueves (edición aniversario)

Claudia Piñeiro

M Train

Patti Smith

La tierra del sol poniente

Barbara Wood